Telescopio implantable en el ojo

Un telescopio en miniatura implantado en el ojo podría ayudar muy pronto a las personas con pérdida de visión por degeneración macular en su fase final. La semana pasada, un grupo consultor de la FDA recomendó por unanimidad a la agencia que aprobase el implante. Los ensayos clínicos del dispositivo, que es más o menos del tamaño de la goma de borrar de un lápiz, sugieren que puede mejorar la visión unas tres líneas y media en una gráfica optométrica.

“Esta es una de las pocas opciones para las personas con degeneración macular en fase final”, señala Kathryn Colby, cirujana ocular del Massachusetts Eye and Ear Infirmary, de Boston, quien ayudó a desarrollar el procedimiento quirúrgico utilizado para implantar el dispositivo.

La degeneración macular es la principal causa de ceguera en personas de más de 65 años. La enfermedad ataca el centro de la retina, llamado mácula, especialmente importante para leer, ver la televisión y reconocer caras. Aunque existen algunos tratamientos para ralentizar la progresión de la enfermedad, no hay ningún tratamiento disponible actualmente para los pacientes en las etapas más avanzadas de la enfermedad, que cuentan con daños irreversibles en la mácula.

El implante, desarrollado por VisionCare Ophthalmic Technologies, una empresa de reciente creación con sede en Saratoga, California, consta de dos lentes dentro de un tubo de vidrio. Una vez en el interior del ojo, funciona como un teleobjetivo fijo, actuando en conjunto con la córnea para proyectar, sobre gran parte de la retina, una imagen magnificada de lo que sea que mire la persona que lo lleva.

Puesto que en la enfermedad solo están dañadas las partes centrales de la retina, magnificar la imagen en el ojo permite que las células retinales que hay alrededor de la mácula detecten el objeto y envíen la información al cerebro (estas células suelen participar en la visión periférica y, normalmente, generan información visual de baja resolución en comparación con las células de la mácula, pero magnificar la imagen también hace quesea más fácil para las células interpretarla).

“Este cambio en la visión es importante para los pacientes”, señala Allen Hill, PCEO de VisionCare. Además de mejorar la visión, “ofrece la posibilidad de mantener un contacto visual normal, algo fundamental para la interacción social”, señala Eli Peli, científico de The Schepens Eye Research Institute.

Fuente: Technology Review


Añadir Comentario