Teleanestesia: La primera anestesia a distancia

Primera anestesia transcontinental del mundo: los investigadores hicieron, por primera vez, de anestésicos a través de videoconferencia

El Dr. Thomas Hemmerling y su equipo del Departamento de Anestesia de McGill lograron una primicia mundial el 30 de agosto de 2010, al tratar de forma remota desde Montreal, Canadá, a pacientes sometidos a cirugía de la glándula tiroides en Italia.

El enfoque es parte de los nuevos avances tecnológicos, conocidos como ‘Teleanestesia’ y consiste en un equipo de ingenieros, investigadores y anestesiólogos que en última instancia administrarán por vía intravenosa los fármacos controlados de forma remota a través de un sistema automatizado.

“La práctica tiene unas aplicaciones evidentes en países con un número importante de personas que habitan en zonas remotas, como Canadá, en donde puede no haber especialistas disponibles en un lugar”, señaló Hemmerling. “También se podría utilizar con fines didácticos”.

Cuatro cámaras de vídeo colocadas estratégicamente monitorizaron cada aspecto de la atención al paciente en Pisa, Italia, en tiempo real. Los parámetros de ventilación (como el ritmo respiratorio del paciente), los signos vitales (ECG, frecuencia cardíaca y saturación de oxígeno) y las imágenes en directo de la cirugía se supervisaron cada uno con una cámara, mientras que la cuarta cámara se utilizó para fines especiales. Se necesita una estación informática remota (“cabina de mandos de anestesia”) y una estación de trabajo que maneja el enlace de audio y video entre los dos centros. “Obviamente, los anestesiólogos locales pueden hacerse cargo del proceso en cualquier momento”, explicó Hemmerling. Antes de la operación, se realiza una evaluación de las vías respiratorias y el historial médico del paciente, también a través de videoconferencia.

Los investigadores están estudiando también la posibilidad de realizar la evaluación preoperatoria a los pacientes en sus casas. Antes solía ser necesario realizar análisis de sangre u otras pruebas invasivas en la preparación de muchas cirugías, pero ahora ya no es necesario. Muchos pacientes realizan largos viajes y con frecuencia esperan horas para ver a un anestesiólogo que simplemente les hace preguntas específicas. Este sistema podría eliminar estos problemas logísticos y, probablemente, reducir el estrés preoperatorio de los pacientes.

Fuente: Science Daily


One Response

  1. Antonio Camargo 3 años ago

Añadir Comentario