Recarga inalámbrica de coches eléctricos

Los vehículos eléctricos se podrían recargar de forma inalámbrica

Los conductores de los coches eléctricos actuales, como el G-Wiz, el Mitsubishi i MiEV y el Nissan Leaf, tienen que enchufar un cable que sale desde un lateral del coche a las tomas de corriente de los aparcamientos o las casas. Sin embargo, la próxima generación de coches eléctricos se podrían recargar de forma inalámbrica e incluso ir recargándose a medida que avanzan por carreteras electrificadas, afirma una empresa respaldada por el gigante de la ingeniería Arup.

Empleando la misma tecnología utilizada para recargar los cepillos de dientes eléctricos, HaloIPT afirma que su sistema de carga inalámbrica podría impulsar la adopción de vehículos eléctricos al evitar el temor de los conductores a olvidarse de recargar la batería del vehículo.

Esta semana, la compañía mostró en Londres unos coches eléctricos adaptados que se podían recargar simplemente aparcando sobre una placa transmisora en la carretera. Los coches eléctricos de Citroën ya están equipados con placas receptoras bajo el coche, que permiten que el vehículo se recargue automáticamente de forma inalámbrica.

La tecnología funciona con carga inductiva, y las placas en la carretera pueden estar enterradas bajo el asfalto, de forma que resulten invisibles. Aunque otras compañías están trabajando en tecnologías similares, HaloIPT afirmó que su sistema se puede recargar con mayor movimiento lateral –lo que hace que no sea tan importante aparcar con precisión– y con mayor separación entre las placas que las tecnologías de sus rivales.

La compañía ya ha probado la carga inalámbrica con autobuses en Nueva Zelanda y Milán, pero actualmente no existen bahías de carga inalámbrica en el Reino Unido y ninguno de los fabricantes de automóviles ha adoptado la tecnología.

Además de competir con el cable, la recarga inalámbrica también tiene que superar el sistema alternativo de intercambio de batería en las estaciones de servicio preparadas para los coches eléctricos, promovido por el proyecto Better Place. La empresa con sede en California Shai Agassi ya ha firmado con Israel, Dinamarca, Australia, California, Hawai y Ontario para llevar a cabo la idea; y con los principales fabricantes de coches como Renault-Nissan.

Fuente: Guardian Environment