Posible relación entre desinfectantes de piscina y cáncer

Según un reciente estudio, los desinfectantes de las piscinas podrían producir cáncer

El desinfectante utilizado para mantener limpia el agua de las piscinas puede reaccionar también con la orina y el pelo de los nadadores y causar enfermedades, entre ellas el asma y el cáncer de vejiga.

Productos como los protectores solares y aceites contienen nitrógeno, que reacciona con el desinfectante para crear unas sustancias químicas tóxicas capaces de mutar genes.

Estas mutaciones contribuyen a defectos congénitos, aceleran el proceso de envejecimiento, causan problemas respiratorios e incluso pueden producir cáncer tras una exposición a largo plazo.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois comparó muestras de agua del grifo y agua de piscina y, utilizando una tecnología avanzada de ADN, observó que el agua de piscina causaba mayor daño celular en los seres humanos.

El investigador principal, el profesor de Genética Michael Plewa, señaló: “Todas las fuentes de agua poseen materia orgánica que proviene de hojas en descomposición, microbios y otras formas de vida inerte.

“Además de materia orgánica y desinfectantes, el agua de la piscina contiene sudor, cabello, piel, orina y productos de consumo, como los cosméticos y los protectores solares de los nadadores”. El estudio comparó los diferentes métodos de desinfección y condiciones ambientales y los resultados demostraron que todas las muestras de piscina desinfectada causaban mayor daño en el ADN que el agua del grifo.

“Se debe tener cuidado al elegir los desinfectantes para el tratamiento del agua de piscinas de recreo. Los datos sugieren que los agentes que contienen bromo se deben evitar como desinfectantes de agua de piscina. El mejor método para el tratamiento del agua de las piscinas es una combinación de tratamiento UV con cloro en comparación con el uso de cloración solamente”.

Según Plewa, también se debería eliminar el carbono antes de la desinfección cuando se renueva el agua de la piscina. Y: “Los nadadores también pueden ayudar a reducir la toxicidad del agua de la piscina duchándose antes de entrar en el agua. Los propietarios de las piscinas deberían recordar también a los usuarios el daño potencial causado al orinar en la piscina. Estos sencillos pasos pueden reducir considerablemente la producción subproductos tóxicos”.

Fuente: The Telegraph Health