Ordenador de bambú

Ordenador ecológico
La compañía taiwanesa Asustek Computer ha desarrollado un nuevo portátil ecológico, conocido como Asus Eco Book, que cuenta con una carcasa de bambú laminado disponible en diferentes tonos. Según la compañía, es poco probable que el uso de bambú, una planta abundante, flexible, duradera y de rápido crecimiento, dañe el medioambiente, aunque en ocasiones las colas y el laminado para dar forma y resistencia al material contienen toxinas.

El producto se encuentra todavía en fase de prototipo y los ingenieros están comprobando si el bambú es un material adecuado para los portátiles, que han de ser capaces de sobrevivir en condiciones extremas y dejar salir, al mismo tiempo, el calor de los microprocesadores y la pantalla.

El Eco Book constituye una nueva estrategia de una compañía que ya fabrica portátiles forrados en cuero de ternero y en una imitación de piel de caimán para ejecutivos y usuarios de alto standing.

Algunas empresas especializadas dieron un giro a su estrategia para satisfacer la demanda de los consumidores con conciencia ecológica, ofreciendo ratones, teclados y armazones de monitores hechos de bambú.

No obstante, aunque las carcasa de plástico a menudo contienen toxinas como el cloruro de polivinilo (PVC), la principal amenaza para el medioambiente está en el plomo de los monitores de tubo de rayos catódicos (CRT).

Los principales fabricantes, como Hewlett-Packard, Dell o Apple, así como sus rivales asiáticos Lenovo y Acer, han puesto en marcha programas para reducir el consumo energético, reciclar componentes y reducir los materiales contaminantes en sus ordenadores.

El fabricante de accesorios y carcasas para portátiles Targus ha introducido recientemente sus modelos Grove de carcasas ecológicas, hechas de plásticos reciclables, hardware sin níquel y materiales que no contienen PVC. Además, ha llegado a un acuerdo con Dell para vender sus carcasas en la Web del fabricante de ordenadores y donará parte del dinero obtenido de esta venta al programa “Plant a tree for me” (planta un árbol por mí) de Dell, que permite a sus clientes hacer donaciones para plantar árboles a modo de compensación por el impacto que la electricidad consumida por sus ordenadores tiene sobre el medioambiente.

Dell y Lenovo planean eliminar el PVC y los materiales ignífugos bromados (BFR) de sus nuevos productos para el 2009, y Dell exigirá a sus proveedores de piezas el cumplimiento de unos objetivos medioambientales, como una reducción en sus emisiones de carbono. Por su parte, Apple planea eliminar el uso de PVC y BRM en todos sus productos a finales del próximo año.
Aunque Asustek es una compañía pequeña en comparación con otras como HP o Dell, su tamaño le permite diseñar, fabricar, comercializar y distribuir sus propios ordenadores, pudiendo llevar sus ideas al mercado con rapidez. “A todo el mundo el encanta el Eco Book”, señaló un portavoz de la compañía. “Si logramos encontrar un modelo que cumpla todos los requisitos técnicos y sea ecológico, lo sacaremos al mercado”.

Fuente: ZDNet