Microscopio remoto

Según un artículo publicado este mes en Technology Review, investigadores de la Universidad de California, Berkeley, han desarrollado un accesorio para teléfonos móviles, consistente en un microscopio modular de gran aumento, que podría mejorar la calidad de la telemedicina. El dispositivo permitirá a los profesionales de la salud de zonas rurales remotas obtener imágenes de alta resolución de las células sanguíneas de un paciente utilizando la cámara del móvil y, a continuación, enviar las fotos a los expertos de los centros médicos. Los investigadores esperan que esta innovación ayude a los pacientes con trastornos sanguíneos que viven lejos de donde se encuentran los especialistas médicos.

Fue relativamente fácil para los alumnos de Daniel Fletcher, profesor de bioingeniería en Berkeley, integrar un conjunto de lentes en la cámara de un teléfono móvil y transmitir imágenes de aumento a un portátil con un accesorio Bluetooth del teléfono. Según los investigadores, las cámaras de los últimos modelos de teléfonos móviles son capaces de capturar todos los detalles que un médico necesita para identificar los parásitos de la malaria o células cancerosas.

“El reto consistía en desarrollar un dispositivo barato y duradero con una batería de larga duración”, señala David Breslauer, estudiante de postgrado del laboratorio de Fletcher.

El coste total del primer prototipo, construido a partir de piezas estándar, fue de $75 (48,6€). La versión actual incluye su propia iluminación de la muestra gracias a baratos LEDs de bajo consumo. El dispositivo se encuentra disponible en dos versiones: con un aumento de unas 5 veces, para obtener imágenes de lunares y erupciones; y con un aumento de unas 60 veces, para captar detalles de células sanguíneas y parásitos. El modelo de mayor aumento tiene el tamaño y la forma de un tubo de monedas de 25 centavos.

Fletcher planea probar el teléfono móvil microscopio en Uganda este verano. En un principio, su laboratorio fabricará prototipos, pero finalmente, entregará el diseño a un fabricante. El Blum Center for Developing Economies de Berkeley, que proporcionó la financiación inicial para la investigación, ayudará a probar el dispositivo en Kampala. El plan consiste en formar al personal local y proporcionarles el equipo necesario para obtener imágenes de la sangre de los pacientes con el fin de enviarlas, posteriormente, a los especialistas capaces de identificar los parásitos de la malaria.

Los investigadores esperan colaborar también con un programa de telemedicina de la Universidad de California, Davis, desarrollado en las zonas rurales de California. Los pacientes con leucemia de zonas remotas podrían utilizar el teléfono microscopio para obtener imágenes de su sangre y transmitirlas a un centro especializado para realizar el recuento de glóbulos blancos.

Fuente: Technology Review