La Banca del Futuro: Software para el Reconocimiento de Voz

La segunda patente más prometedora recogida por MIT Technology Review se trata de un nuevo método para verificar la identificación de personas mediante un sistema de comprobación de la autenticidad de voz y realización de preguntas personales. Este avance tecnológico patentado por IBM pretende reducir el número de transacciones telefónicas fraudulentas.

Normalmente cuando un cliente llama a su banco para realizar alguna transacción, un mensaje grabado le pide su numero de identificación, y un operador le hace una pregunta personal para verificar su identidad. Otro método utilizado por bancos consiste en un sistema de reconocimiento automático de la voz, pero estos sistemas pueden tener problemas con ruidos causados por interferencias o incluso con alguna variación natural en la voz del cliente en cuestión.

IBM ha logrado combinar e integrar ambos métodos para crear un nuevo sistema de protección contra el fraude, en su opinión muy superior a cualquiera de los sistemas individuales. El sistema de IBM crea un archivo, a través de la grabación de una “huella de voz” (una muestra de la voz del cliente), además de la grabación de sus contestaciones a una serie de preguntas personales. Cuando el cliente llama al banco, el sistema recoge tanto su voz como la contestación que ofrece a la pregunta personal, los compara y si son iguales que las muestras y contestaciones grabadas en su archivo, le permite acceder a los servicios bancarios que solicita. Además, introduce una mayor variedad de preguntas personales, incluyendo información sobre las últimas transacciones realizadas, y crea un sistema de preguntas al azar, para que sea más difícil acceder a los servicios bancarios a través de la grabación ilegal de accesos telefónicos anteriores.

IBM espera sacar el sistema al mercado dentro de pocos años. Esta innovación aplicada a otras vertientes (gestión de las administraciones públicas, tramitaciones administrativas en general…) en el caso de superar las restricciones legales, supondría un sustancial avance en la agilización de trámites sin el requerimiento de la presencia física.