Avances en métodos para diagnosticar el cáncer

Según un artículo publicado este mes en MIT Technology Review, y gracias a los últimos avances en la investigación médica, pronto se podrá ofrecer una nueva técnica de análisis de sangre que permitirá diagnosticar un cáncer en la primera fase de la enfermedad. Esto supone todo un avance en el tratamiento de cáncer, ya que en la mayoría de casos esta enfermedad resulta mortal porque durante la primera fase el paciente no tiene síntomas y, en muchos casos, cuando estas empiezan a aparecer es debido a que el tumor se ha extendido tanto que resulta demasiado tarde para tratarle con éxito.

 

Si los médicos fuesen capaces de detectar durante la primera fase un tumor maligno, podrían operar al paciente mucho antes, y quitarle el tumor sin dejar ningún resto de células cancerígenas y sin necesidad de recurrir a la quimioterapia. 

 

Hasta ahora los métodos que sí existen para analizar la existencia o no de un tumor cancerigeno han recibido críticas por no ser de todo fiables. Los análisis tipo mamografías, PSA (análisis de sangre para cáncer de próstata) y CA-125 (análisis de sangre para cáncer de ovario) tienen un alto margen de error. Según David Sidransky, un investigador de la John Hopkins,  el sistema PSA se equivoca en un 33% de las pruebas y el sistema CA-125 en un 50%. 

 

Gracias a las últimas investigaciones desarrolladas por el experto en biología celular y cáncer George Wright un nuevo método que analiza la estructura de las proteínas en la sangre, permitirá en teoría identificar un tumor con la claridad y exactitud de una huella dactilar.

 

Resulta que ya en la primera fase de un tumor, el cáncer distorsiona la estructura de las proteínas en la sangre, por lo que la capacidad de vigilar esta estructura y detectar alguna anomalía es todo un descubrimiento.  Según Technology Review, ya se están realizando las primeras pruebas en personas de un análisis de este tipo  para detectar cáncer de los ovarios mientras que se desarrollan otros análisis para cáncer de próstata, pulmón, mama, riñones, hígado, linfático y leucemia.

 

En el futuro tal vez con solo una gota de sangre, se podrá hacer pruebas para todo tipo de cáncer y lograr disminuir drásticamente los muertos causados por esta enfermedad.