La Loba con Nuria Espert

Vuelvo a este, mi teatro principal, con muchas cosas de las
que hablar. Me va a tocar quitar el polvo al telón, ya que desde Julio estoy
sin escribir. Que no es que haya dejado de ver teatro, todo lo contrario, pero
algunas veces uno no encuentra motivación suficiente para compartirlas
experiencias en este blog.
Pero he vuelto, me he sentado en una de estas butacas para hablaros de La Loba y su paso por el Teatro Principal de Alicante. Dentro de la programación este
montaje ha sido estrella. Yo creo que la función más vendida si hablamos de
Teatro. ¿El motivo? Nuria Espert. 
La primera vez que vi en un escenario a Nuria fue con la adaptación de Miguel del Arco para el Texto de La Violación de Lucrecia.

En ese montaje aprendí que para ir a ver un clásico hay que habérselo trabajado antes, si no muchas cosas se escapan. 

Nuria Espert estuvo majestuosa demostrando la gran Diva que es. La voz, el movimiento, el cuerpo, la interpretación… lo tuvo todo. 
Mi impresión acerca de la Loba es de un montaje hecho por y para Nuria Espert. Mucho se ha hablado acerca del montaje: que si el reparto no es el adecuado, que si Nuria es muy mayor para el papel, que si debería ser mucho más gritona…
La Loba tiene un concepto muy claro, y es la ambición con nombre de animal, sin sentimientos y cuyo único consuelo es volar en libertad. 
He coincidido con muchos conocidos en que el mejor momento interpretativo y emocionante del montaje se trata de una escena hacía el final protagonizada por Jeannine Mestre. Fue impresionante como supo contar la historia, su propia historia… Sin lugar a dudas el mejor momento. 
De la escenografía no puedo decir nada más que fue impresionante. 
Me gusto especialmente la creación de diferentes ambientes que hicieron utilizando una pared semitransparente. Si os fijáis en la imagen la lampara que se ve, está justamente detrás de la pared, que dejaba ver una mesa de comedor. Otra cosa que me encanto fue la escalera, preciosa.