Omisiones Americanas

Anoche fuimos a un concierto presentado por el excelente Orquesta Sinfonía de Bournemouth, de Inglaterra, bajo su director carismático Marin Alsop con un programa compuesta exclusivamente por música Americana. Me he referido a los enlaces con España y Latino América en estos artículos pero no he hablado sobre a la escena musical de Norte América. Algo que debería hacer mientras este viaje musical continué.

Anoche escuchamos a Gershwin – ‘Un Americano en Paris’ y el ‘Rapsodia en Azul’ presentado extravagantemente por el pianista Macedonio, Simon Trpceski. Después del descanso el segundo sinfonía de Aaron Copland fue presentado meticulosamente y después el aplauso poco entusiasta del publico demuestra su falta de popularidad. Para nosotros fue una obra interesante pero no nos impresiono mucho. Sin embargo fue seguido por una suite suntuoso basada en la música de Leonard Bernstein para la película ‘On the Waterfront’ de los años cincuenta que recibió una fuerte ovación del publico y fue un final excelente de una noche muy agradable. (Los mismos artistas han grabado la suite con otras obras de Bernstein en un disco Naxos).

La orquesta volvió al escenario. Siempre se podía depender de Sir Thomas Beecham en este respecto cuando dirigía sus dos orquestas filarmónicas La Royal filarmónica y la de Londres. Llamaba sus repeticiones ‘chupachus’. ¡A noche fue una muy sabroso! Fue una obra llamado ‘Victory Stride’ (el Paso Victorioso) de un compositor Afro-Americano, James Price Johnson, un contemporáneo de Gershwin.

Con la ayuda de Wikipaedia he descubierto que Johnson compuso el famoso ‘Charleston’, el baile popular de los años veinte y también invento una nueva forma de música llamado ‘el Paso’ lleno de cambios de ritmo y tono con energía constante. Y era así la obra que escuchamos aquella noche. En mi opinión, la música de Johnson merece un renacer como el de Scott Joplin hace unos años.
´
B.R.