Nacionalismo musical III

No se puede comparar el caso inglés con el renacimiento musical español, con su claro enfoque sobre un sentido de propósito e identidad nacionalista. No hay un equivalente inglés al trabajo de Sarraste, Albeniz y de Falla o, anteriormente, Felipe Pedrell (1841-1922) cuya edición de la música del siglo XXVI provocó un resurgimiento nacionalista en España.

Pero sí se puede detectar algo “ingles” en las obras de los compositores ingleses, más en el estilo que en el contenido. Compositores como Gerald Finzi (1901-1956), Herbert Howells(1892-1983) y George Butterworth (1885-1916), (llamados por la compositora Elizabeth Lutyens (1906-1983), de forma no amable, los compositores de estiércol de vaca) escribieron piezas de música maravillosamente pensativas: ¡pastoral sí, pero ningún estiércol de vaca a la vista!

A estos compositores se les llama de manera pedante “compositores menores”, pero a mi me encantan algunas de sus piezas, sobre todo los concertos para violonchelo y clarinete de Finzi y Hymnus Paradisi de Herbert Howell, además de su precioso motete Take him, earth for cherishing’ que escribió para conmemorar la muerte del Presidente Kennedy. Para mí, esto representa la música de una Inglaterra que reconozco; sin pretensiones, a veces tranquila y tierna, pero llena de carácter que representa el corazón de la música nacional de mi país mucho más que el festival anual pomposo y triunfalista en el que se ha convirtido el ’Last Night of the Proms’

Las composiciones que he citado se pueden comparar a la música española no solo por su lírica y atracción inmediata, sino también porque parecen saltar de la tierra. Tal vez los compositores mencionados no tenían personalidad fuert (otros sí la tenían, por ejemplo William Walton, Peter Maxwell Davies, Malcolm Arnold, Britten y Michael Tippett), pero en la música de ellos escucho el primer canto del día de los pájaros, siento el calor del sol al atardecer y huelo la aroma de paja recién cortada en la música de estos que se encuentran entre mis compositores favoritos.

Así que tal vez si la música clásica española de los últimos cien años describe su pueblo, la música clásica inglesa de la misma época describe su lugar.

B.R.

Añadir Comentario