Los últimos cuartetos de Beethoven numero 3

Mi exploración de los últimos cuartetos de Beethoven sigue como consecuencia de mi profundo respeto para estas obras, las cuales siempre he admirado pero que son difíciles de entender. El autor de música, Basil Lam, se refiere a los logros inmejorables del la madurez final de Beethoven y dice que hay una manera en que uno se siente que después de ellas no le quedaba nada mas para decir – aunque de hecho ya había empezado su décima sinfonía cuando murió.

Su amigo, el poeta y dramaturgo, Goethe, hablando de Beethoven dijo ‘nunca he conocido un artista mas concentrado, con mas energía o con mas sinceridad’. (¡Desafortunadamente la amistad entre Goethe y Beethoven no duro a causa del republicanismo de Beethoven y el apoyo de Goethe por la nobleza!).

Beethoven el hombre – sus problemas de salud, su sordera, sus relaciones difíciles y su amor para una mujer inadecuada son inseparables de su música mucha de la cual es autobiográfico. Escuchando sus últimos cuartetos dudo si me gustaría haberle conocido alguna vez. A menudo me siento que compone para si mismo y no para le publico. Esto debe ser cierto para la mayoría de los compositores pero sobre todo para el maestro Beethoven.

He estado escuchando al cuarteto Opus 132. Estoy leyendo el segundo de dos libritos escritos para la BBC en 1975. Dice sobre esta obra que habla de ‘dolor sufrido sin la posibilidad de esperanza o indignación’. Estoy de acuerdo pero no estoy de acuerdo con el análisis del primer movimiento lo cual esta descrito como muy oscura. A contrario lo he encontrado valiente y lleno de esperanza y la más impresionante de los cinco movimientos.

El tercer movimiento es extraordinario, el adagio es curioso y dentro de sus varios cambios – la mayoría sombríos – hay un himno de gratitud para la recuperación después de enfermedad. Aquí mi ignorancia para la música – no se leerla o seguir una partidura – es obvio. Lo he encontrado más lastimero que contemplativo, esperando a sentirme conmovido estaba contento de terminar y escuchar al cuarto y quinto movimientos. Pero he decidido que tengo que escucharlo otra vez.

Sin embargo, quiero entender a un compositor y no ser simplemente un espectador pasivo, solo escuchando la música para entretenerme. A ver que pasa cuando escucho a los numerosos álbumes de music clásica Británica que he comprador recientemente.

B.R.