La Orquesta Nacional de la Juventud de Venezuela

En Venezuela hay un proyecto musical fantástico llamado ‘El Sistema’ y hubo un concierto por la orquesta de la Juventud de Simon Bolivar incluido en el programa de los Proms de este año, 2007.

‘El Sistema’ enseña miles de niños de familias pobres tocar música clásica. La idea del proyecto es ofrecerles una oportunidad para salir de la pobreza y escapar la violencia donde están atrapados. El programa es la idea del maestro José Antonio Abreu, un economista y músico clásico quien ha rechazado el elitismo y exclusiones económicos del mundo de la música clásica en Venezuela. Cualquier niño que muestra suficiente interés y compromiso en aprender música puede elegir un instrumento y tener clases todos las tardes y los sábados por la mañana.

Venezuela es un país en que la mayoría de sus ciudadanos viven en la pobreza a pesar de la cantidad de petróleo que produce el país. Abreu decidió que todos los niños deberían tener acceso a una educación de música clásica. El objetivo del proyecto ‘El Sistema’ era (y todavía es) crear una nueva cultura musical y hacer de la música una manera de vivir. Después de fundar los primeros centros en Caracas, ahora hay mas de 100 en todo el país empleando 15,000 profesores con unos 250,000 estudiantes. Y los números siguen creciendo. Los niños se gradúan y los graduados empiezan a dar clases y los profesores crean mas centros y así sigue el ciclo. Abreu ha dicho que ‘para los niños en nuestros centros la música es la única manera para tener un destino social honorable’. Además el proyecto tiene tanto éxito que Alemania y Escocia están pensando en hacer algo similar.

Gustavo Dudamel, también un producto del proyecto dirigió la orquesta – sin partitura. Vi el concierto en directo en la televisión. Tocaron la décimo sinfonía de Shostakovich y una parte de West Side Story de Bernstein pero el mejor momento fue cuando tocaron dos piezas Latino-Americanas por el compositor y violinista Mexicano Silvestra Revueltas y el Argentino Alberto Evaristo Ginastera (hijo de un padre Catalán y una madre Italiano).

Fue maravilloso y el publico, con razón, se emocionaron mucho. Pero también la orquesta y después de un momento cuando se quitaron las luces volvieron al escenario vestidos en los colores de la bandera Venezolano. Tocaron dos piezas mas y el concierto acabo con éxito. Fue otra noche de los Proms especial y memorable.

B.R.