La musica contemporanea Britanica

‘Celebrando la música contemporánea Británica de los últimos 50 años’. Esto es el titulo de dos álbumes que contienen 8 CDs a la que ya he hecho referencia en uno de mis blogs anteriores. Ya he escuchado todas de las 50 obras grabadas en estos CDs – son grabaciones de la compañía discográfica Lyrita fundado en 1960 por Richard Itter. Itter estaba descontento con las grandes compañías que parecían ignorar la música Británica a favor de lo mas avante-garde. Así que Itter quería corregir este desequilibrio. Con la orquesta Filarmónica de Londres y con otras orquestas más pequeñas publicó un gran número de obras olvidadas grabadas en alta calidad. Compre alguno de estas grabaciones en disco antes de la revolución de los CDs. Para mi fue una educación además de un placer. Me hice un aficionado de las sinfonías de George Lloyd y Edmund Rubbra, dos compositores Británicos abandonados.

Los álbumes contienen una demostración extraordinaria de talento. Mientras estaba familiarizado con muchos de los compositores habían otros completamente desconocidos para mí. Por ejemplo, Phyllis Tate (1911-1987). Componía para los niños y creía que la música debería entretener y dar placer. En 1979 escribió ‘debo admitir de tener esperanza de que algunas de mis creaciones serán mejor de lo que parecen. Solo puedo decir que componer música puede ser como estar en el infierno o tortura pero hay algo peor y eso es no componer’. Escuchar dos de los movimientos de su suite ‘London Fields’ ha sido un verdadero placer.

También descubrí a Ruth Gipps (1921-1999) un músico con mucho talento tocaba el piano y el oboe además de componer obras de música. Su concierto para el cuerno es una de las obras contenidas en el álbum. Su carera empezó temprano y gano concursos cuando era más joven que el resto de los concursantes – interpreto su primera composición con solo 8 años en uno de los numerosos festivales en la participo. Fue influenciado por Vaughan Williams. Gipps compuso cinco sinfonías y dos conciertos para el piano. Sufrió de discriminación por ser una mujer – solcito un puesto para dirigir una orquesta en Birmingham pero ni siquiera fue considerada porque entonces la gente pensaba que una director de música fémina era ‘indecente’.

Pertenezco a un grupo de música pequeño en Bath donde vivo. Nos quedamos una vez al mes para compartir nuestra apreciación de la música y cada uno escoge una obra para escuchar. Yo he elegido Tate y Gipps para el próximo encuentro y me interesa mucho saber como la gente va a reaccionar.

B.R.