Enrique Granados (1867-1916)

Granados quería componer en la tradición Española a diferencia de De Falla. Nació en Lleida, Catalonia y estudio en Paris bajo el tutelaje de Felipe Pedrell con quien compartía su dedicación a la música nacional. Su primer éxito llego al final de la década de 1890 con la zarzuela ‘Maria del Carmen’, al que le gusto mucho el rey Alfonso XIII, algo que en esta época era importante.

En 1911 presento por primera vez su suite para piano Goyescas, la cual llego a ser su obra mas famosa y la que estoy escuchando mientras escribo esto (la grabación de Alicia de Larrocha). Granados también fue pintor y estas seis obras de música están basadas en los cuadros de Goya, un artista a quien admiró mucho. Este trabajo fue un gran éxito y en 1914 escribió un opera sobre el mismo tema.

Cuando comenzó la primera guerra mundial el estreno de esta opera tenia que ser cancelado pero fue presentada en Nueva York solo dos años mas tarde. Mientras Granados estaba en los Estados Unidos le pedieron tocar delante del presidente Woodrow Wilson y por eso no pudo coger su barco de vuelta a España. Así que cogió un barco a Inglaterra y después un ferry a Francia el cual fue torpedeado por un submarino Alemán. En el intento de salvar a su mujer que estaba en el agua Granados salto del bote salvavidas y se ahogo. Su muerte fue una tragedia y irónico dado que Granados siempre había tenido miedo al agua.

La música de Granado fue en su mayor parte instrumental aunque también compuso varias zarzuelas, muchas canciones y una obra para la orquesta para acompañar un poema basado en La Comedia Divino de Dante. Mucho de su música para piano ha sido trascrito para la guitarra clásica y Pablo Casals la tocaba con frecuencia como muchos otros después de el.

En su serie de musica Española Naxos ha editado diez discos de Granados. El ultimo saldrá al final de este mes y contiene música para piano (como la mayoría de los otros) pero para cuatro manos o dos pianos. Los detalles de las grabaciones se encuentran en la pagina web de Naxos.

Como todos los compositores que murieron jóvenes, no solo me pregunto como se habría desarrollado su vida profesional, sino también cuanta música gloriosa hemos perdido.

B.R.