Día de Benjamin Britten

style="margin-bottom: 0cm">El centenario del nacimiento de Benjamin Britten empieza hoy, 22 de noviembre, fecha en la que nació en 1913. Alguien afirmó en la radio esta mañana que es el compositor más importante de Gran Bretaña, una afirmación que los entusiastas de Elgar podrían querer rebatir. He leído que es la mayor mente musical que ha producido el Reino Unido. Y, ciertamente, es nuestro compositor más prolífico con obras que abarcan todo el espectro de la música: cantatas, óperas, cuartetos, canciones y sinfonías; cada combinación conocida de instrumentos, además de grupos originales, innovados por su propia imaginación extraordinaria.
En Internet hay una fuente inagotable de información y recuerdos sobre su música, su azarosa vida, su pacifismo, su interés por el socialismo, su relación musical y personal con el tenor Peter Pears y sus amigos (y enemigos). Fue uno de los compositores destacados en la temporada de los Promenade Concerts de Londres este verano; está presente en los programas de muchos folletos orquestales locales; el Wigmore Hall de Londres celebra un “Centenario del día de su nacimiento”; el South Bank dedica todo el fin de semana a conversaciones sobre él, su período y sus asociaciones y hay conciertos con algunas de sus obras. Aldeburgh, por supuesto, ha enloquecido con el creciente entusiasmo por su hijo musical. Es como si el aniversario hubiera proporcionado la oportunidad de reconocer a un genio que ya conocíamos, pero que tal vez dábamos por sentado. Una constante en la escena musical desde hace cincuenta años, el aniversario está resultando ser una excusa no sólo para tocar su música y celebrar su brillantez, sino también para revaluarlo como compositor y hombre.
Estoy sorprendido por su compromiso total con la composición. Incluso en sus últimos años, cuando ya estaba débil por la enfermedad que finalmente lo mató, tenía que seguir componiendo. Era una especie de dedicación, pero también un destino. Y tan variado es ese listado de obras que no es tanto una cuestión de si uno es un seguidor o no de este compositor, sino más bien qué parte de su enorme producción nos impresiona. Son las grandes obras: Peter Grimes, por supuesto, pero también la Sinfonía de Primavera, el Concierto para violín, el Réquiem de guerra y algunas de sus primeras composiciones más simples y melódicas, las que me atraen. Mi apreciación musical -y conocimiento- es limitado, pero me parece que su música me suele impresionar, más que conmoverme. Mi herejía para hoy. No obstante, estaré en el Colston Hall de Bristol esta noche, escuchando su Concierto para violonchelo y disfrutaré uniéndome al entusiasmo generalizado por nuestra “mejor mente musical”.
Bryan