¿Cómo sobreviven los músicos de orquesta?

Estoy pensando en las orquestas de gira y, en concreto, en la Orquesta Sinfónica de la Radio Nacional de Polonia que escuché en Bristol ayer. Tienen once conciertos en catorce días. Estuvieron en Leeds el sábado por la noche y, luego, en Bristol el domingo por la tarde, y hay un largo trayecto entre las dos ciudades. ¿Dónde durmieron? En el coche, quizás. Hoy están en Southend y, luego, se dirigirán a la región central, para dar su último concierto en Coventry. Deben estar agotados, pero no había ningún signo de ello en su entregada forma de tocar ayer. El programa, dirigido por Jacek Kaspszyk, tampoco era un juego de niños.

 La obra principal era la 5a Sinfonía de Mahler. No recuerdo haberla visto interpretada antes, aunque la he oído a menudo en CD y en la radio. Es conocida especialmente por el hermoso adagietto del tercer movimiento, que a menudo se interpreta solo y se usó en la película de 1971 Muerte en Venecia. Antes de esa fecha se solía interpretar por separado con frecuencia, principalmente porque a principios del siglo XX los programadores musicales no creían que las sinfonías completas de Mahler fueran aceptables para el público. De hecho, el estreno británico de la Quinta Sinfonía completa llegó treinta y seis años después de la presentación del Adagietto realizada por Henry Wood en un concierto en 1909. Mahler la escribió como canción de amor para Alma; estaban recién casados en el momento de la composición, en 1901.

La sinfonía está llena de los contrastes típicos de Mahler. No me había dado cuenta de cómo los instrumentos de metal y los de cuerdas son casi como orquestas diferentes en conflicto, en lugar de jugadores de un mismo equipo, tal vez con los instrumentos de viento de madera actuando como mediadores. La interpretación del solo de trompeta que introduce el primer movimiento y actúa como comentarista fue impresionante, al igual que la trompa, que tiene un papel similar en el segundo movimiento.

Antes del intervalo, en este programa tan completo, escuchamos la Obertura de Bernstein para su ópera ‘Candide’, al parecer, una obra maestra particular de esta orquesta, estrepitosamente aplaudida por el reducido público que el Colston Hall pudo reunir en una fría tarde de domingo. La Chacona de Penderecki para orquesta de cuerda fue preciosa y bastante nueva para mí; y luego escuchamos el segundo concierto para piano de Shostakovich, que es uno de mis favoritos, y fue interpretado con gran bravura por Noriko Ogawa. Los comentarios del programa afirmaban que evita el virtuosismo tradicional, en atención al hijo de 19 años del compositor, para quien fue escrita. Yo no estoy de acuerdo. Debe ser una obra endemoniadamente difícil de interpretar. Tanto la orquesta como el solista estuvieron brillantes; el loco movimiento externo en su libertad y el movimiento lento, que es uno de más fantásticos que conozco, sonaron muy bien.

B.R.