Viaje en Ferry

Ferry o Ferri, como dicen muchos de mis amigos españoles. He de confesar mi debilidad por los barcos y, muy especialmente por hacer un viaje en Ferry.

El problema del avión es que, aunque los vuelos sea han hecho extremadamente baratos, el viaje te causa un cierto estrés por pequeños múltiples factores (aeropuertos, turbulencias, la propia rapidez de los tiempos de duración del viaje, etc, etc.). En realidad es imposible disfrutar del viaje en sí mismo. Te trasladan de origen a destino en un plis plas y ya está.

Con el viaje en Ferry el asunto cambia. El mar, la brisa marina, los paisajes costeros, el ambiente en el barco, sus gentes, restaurantes, tiendas, piscina… Es otra noción muy diferente a la hora de viajar.

Especial encanto tiene el camarote. Merece la pena pagar un poco más y sin llegar al lujo, disfrutar de vista al mar, y un mínimo espacio que te permite dormir con cierta comodidad -mucho mejor que en la first-class de cualquier avión- tomar una ducha o ver tranquilamente la televisión.

Decididamente le recomiendo el Ferry o Ferri, como usted quiera llamarlo.

Temas relacionados con Viaje en Ferry