La sombra de Monica Lewinsky en el retrato de Clinton

El retrato del presidente, de dos metros y medio de altura, fue encargado en 2006, cinco años después de que Clinton dejara la Casa Blanca, por la National Portrait Gallery de Washington.

Su autor, Nelson Shanks, es un afirmado pintor que tiene retratos, entre otros, de Diana de Gales, Juan Pablo II, Ronald Reagan o Margaret Thatcher.
Clinton posó para el artista en veinte ocasiones, y éste dijo en su día que aspiraba sobre todo a impregnar su obra con la mayor dosis posible de realidad humana.

Su presentación también estuvo rodeada de polémica porque en su mano no aparece el anillo de casado.

El artista que pintó un retrato oficial del expresidente Bill Clinton, Nelson Shanks, ha dicho que incluyó sombras en la obra que hacen referencia a Mónica Lewinsky.

Según el artista, en su obra hay mucho más que lo que se ve a simple vista.
Si te fijas en la parte izquierda hay una sombra en el Despacho Oval que está como entrando en la pintura, y que simboliza dos cosas“, ha dicho el artista de Pensilvania en una entrevista al periódico Philadelphia Daily.

Es una metáfora que representa al mismo tiempo una sombra sobre el cargo que él ocupó, o sobre él, ha añadido Shanks.

Clinton es probablemente el más famoso mentiroso de todos los tiempos
Él y su administración hicieron muy buenas cosas, desde luego, pero nunca conseguí quitarme de la cabeza el escándalo de Mónica, y lo incorporé sutilmente al cuadro.

Monica Lewinsky antigua becaria de la Casa Blanca, afirmo tener una relación con Clinton entre el 1995 y 1997. Uno de sus vestidos, más o menos del mismo color que la camisa que lleva Clinton en el cuadro (una prenda azul con restos de semen) sirvió como prueba inculpatoria durante la investigación llevada a cabo por el fiscal Kenneth Starr, y un proceso por perjurio, delito del que fue finalmente absuelto.

Retrato de Clinton