Posicionamiento web en la empresa

Leo en los twitteos de la conferencia de ayer un comentario crítico sobre alguna opinión que vertí en mi intervención en relación con los SEO (Search Engine Optimization) y quizás haya sido malinterpretada. Me gustaría dejar claro que mi posición no es la de un académico escéptico sobre el tema, sino de un curioso que lleva bastantes años tratando de aprender y que con toda humildad confiesa no sentirse experto.

Y no ha sido por falta de esfuerzos, incluso de aparentes resultados, recuerdo:

    • Hace años (por el 2002) me estudié con atención el documento original de Larry Page y Sergie Brin “The Anatomy of a Large-Scale Hypertextual Web Search Engine“, todavía hoy en el servidor de la Stanford University.
      Y fui de lo pocos que tuvo la suerte de debatirlo en Madrid de la mano de Ricardo Baeza Yates (hoy director de Yahoo Research), por entonces uno de los investigadores que más sabía del tema en todo el mundo, en un encuentro que tuvo lugar en Universia, al que también asistió el profesor Manuel Marco. Mi interés, pues, no es reciente.

 

    • Dos de las webs que he impulsado personalmente, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y Universia, tienen un page-rank de nueve y diez, respectivamente. Universia con PR=10 pertenece a un círculo de no más de cinco webs en todo el mundo.

 

  • Y como se me señalará que posicionamiento y pagerank tienen ya poco que ver, diré que euroresidentes.com (proyecto low cots), al que dedicado mi tiempo libre en los últimos seis años, junto a un muy reducido número de personas, tiene más de 13 millones de usuarios únicos al mes (euroresidentes.com-ojd), siendo el 6º site de tráfico en España.

Como anécdotas adicionales diré que hemos sido lectores diarios durante muchos años de los foros más conocidos en los que los SEO han discutido sobre las variables de posicionamiento. Y también hemos sido asiduos de Matt Cutt, entre otros. De nuestro interés por Google, nació “Noticias Google“, un blog que hemos escrito, para aprender, en los últimos ocho años (con poca actividad en los últimos años). A pesar de todo este esfuerzo, algunos colegas, me señalan como un “SEO frustado” y os confieso con toda humildad que me considero un pésimo “posicionador”.

Dicho esto y a efectos de que no me se me malinterprete, trataré de aclarar mi postura sobre el posicionamiento, los servicios SEO, etc. en tres aspectos:

1. El algoritmo de Google es fantástico y extraordinariamente robusto. Ha demostrado superar a industrias muy potentes que han luchado por aproximarse al algoritmo y su manipulación artificiosa.
Mi experiencia en los últimos años es que cualquier aproximación exitosa al mismo por una masa crítica relevante de webs, lleva consigo por parte de Google un intento de neutralización equivalente. Creo que el mejor consejo que puede seguirse -lo ha apuntado Google hasta la saciedad- es centrarse en la calidad de los contenidos y la captación del interés del usuario (y pasar desapercibido en todo lo demás).
2. Hay un papel para industria SEO relevante. Se centra en la corrección de todos aquellos elementos que dificultan la “visibilidad” de una web y que se extienden a un amplio número de factores (usabilidad, coherencia formal del lenguaje, estructura y jerarquía de la navegación interna, estructuración clara de contenidos, enlaces internos, evitar el abuso de tecnologías invisibles a buscadores, etc.). También hay un excelente campo para la acción de los SEO en la correcta instrumentación de herramientas que Google u otros buscadores pueden poner a disposición de terceros. Por ejemplo el uso y explotación de herramientas tipo Adwords, Analytics, etc. Y no digamos en toda la esfera de comunicación 2.0, la interactividad con el usuario (aquí me inclino más en los user testing que en los community manager), etc. etc.
3. Paralelamente veo un riesgo o peligro en las prácticas SEO. se trata de vender recetas fáciles, crear falsas expectativas y perjudicar lo que debe ser una estrategia web de futuro por parte de la empresa. La empresa debe concienciarse que su apuesta por Internet requiere de decisiones y apuestas ambiciosas y relevantes y todo lo que sean atajos mal construidos o recetas fáciles pueden acarrearle un alto coste financiero o de oportunidad.

Quizás, una vez aclarado esto, se verá que la coincidencia de mi postura con buen número de profesionales SEO es alta.

Créditos imagen: seodesignsolutions.com


incompetentes

No hay que tenerle miedo a la competencia sino a la incompetencia

nueva-ley-ciencia

Ley de la Ciencia: desencanto y frustración

2 Respuestas

  1. andres 7 años ago
  2. Admin 6 años ago

Añadir Comentario