Mi visión de Google en 2005

En 2005 hice un análisis de Google en mi blog de Universia en una sección que desapareció de la red unos años después.  Hace unas semanas reencontré el artículo y lo releí. Muchas cosas han sucedido en Internet tras más de siete años, pero me reafirmo en casi la totalidad de las valoraciones que hice en su momento. Google ha representado un antes y un después. Y desde una perspectiva económica es la empresa innovadora por excelencia, capaz de generar valor y sostenibilidad.


Google 
(artículo publicado en Universia.es en junio de 2005)

Internet está experimentado una revolución más silenciosa  e importante que la que registró a finales de la pasada década y principios de esta. Sin duda Google se ha convertido en el dinamizador de Internet, ofreciendo nuevas vías y enfoques que avanzan a pasos agigantados y que aceleraran el desarrollo de la sociedad de la información, quizás tal como la soñaron algunos pioneros de los años 90.

No hay nada más que echarle un vistazo a la pizarra (sitio donde el staff directivo apunta campos de interés para  la estrategia de Google). Allí es posible observar  con anticipación pasos como los de la contratación de  Vint Cerf, el papel de Google en WIMAX, etc. Una observación inteligente de esta pizarra les vendría bien a los inversores  en Bolsa, o a los analistas y visionarios de Internet.

En menos de un año los proyectos de Google han ido situando a esta compañía en una posición muy destacada en el mundo de Internet. En los últimos meses Google ha realizado anuncios esclareciendo una ambiciosa estrategia que, intereses comerciales aparte –los hay y muy relevantes-, se encuadran en una filosofía muy favorecedora, en mi opinión, del desarrollo de la sociedad de la información y de la red.

Google, algo más que un buscador

La mayoría de estos recientes proyectos de Google merecerían bastantes páginas,  sin embargo, me detendré en una enumeración introductoria:

  • La  rentabilidad comercial de los sitios web a través de la publicidad online (con los conocidos programas Adword- Adsense).
  • Su apuesta por Google Print o las bibliotecas digitales
  • El desarrollo de espacios inalámbricos que favorezcan la mayor conectividad…
  • Un hipotético ‘GoogleOS’, el Sistema Operativo basado en la web (acuerdo con Sun Microsystems).
  • La convergencia entre la infotecnología, biotecnología y nanotecnología o la sociedad del conocimiento (convenio con la NASA).

Analicemos brevemente cada uno de  estos  pasos, aparentemente sin estrecha conexión entre sí.

La rentabilidad comercial de la red

La competitividad y solidez de la tecnología de búsqueda de Google está fuera de toda duda.
Una industria muy floreciente -la del posicionamiento en buscadores-, es consciente de esto. En tan sólo un año, la permanente redefinición y ajuste de su algoritmo de búsqueda se ha hecho bastante imperceptible, resultando bastante difícil su manipulación por el cada vez más numeroso ejército de SEOs de todo el mundo. No obstante, en el mismo periodo su buscador ha sido imitado con relativo éxito por Microsoft (MSN), Yahoo y otros, aunque eso sí, sin restarle cuota apreciable de mercado.

Pero lo que ha marcado una diferencia muy sustancial por parte de Google ha sido su capacidad para hacer rentable la red. Miles de pequeños y medianos sitios han visto una fuente de ingresos segura y estable con los programas adword- adsense que Google les proporcionaba a través de una publicidad online efectiva e inteligente para anunciantes, anunciadores y usuarios. Desde esa perspectiva era relativamente fácil proyectar iniciativas como la de blooger o gmail que, en ese momento, interpretábamos de forma muy parcial.

En cualquier caso, la rentabilidad ha sido la primera gran lección. Como es sobradamente conocido, en Internet no basta hacer un gran sitio, o dar un excelente servicio, hay que ingeniar su sostenibilidad financiera. Tras su salida  a Bolsa y la trayectoria de ingresos y beneficios, puede decirse que Google ha superado brillantemente un reto en el que tantas empresas fracasaron en un pasado reciente.

Sólo resta añadir aquí que la capacidad de generar nuevos ingresos futuros puede acentuarse, incluso a corto plazo, con proyectos como Google Local o el futuro sistema de pagos de Google.

El mundo del conocimiento

Los científicos y expertos universitarios abogan frecuentemente por la sociedad del conocimiento. Pero en realidad son pocas las empresas que lo llevan a la práctica o explotan de forma inteligente. Google Print –el proyecto de biblioteca digital de Google- digan lo que digan los intereses de las industrias editoras, es un proyecto imparable y un anticipo de lo que será el futuro de la edición.

Mientras los europeos discuten un proyecto con escasas ideas, la UE busca ideas para la creación de la biblioteca digital europea), esta misma semana Yahoo lanzaba su propio proyecto de gran biblioteca. Recordemos que la Oxford University ve las cosas más claras al otro lado del Atlántico y, podríamos asegurar que España, va más adelantada que el conjunto de la Unión Europea con proyectos tales como la Biblioteca de Objetos de Aprendizaje de Universia o la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Google marca y marcará claramente la iniciativa. Una gran biblioteca precisa de una gran tecnología de búsqueda (quizás sea el momento aquí de recordar el ejemplo Google Scholar) y quizás tampoco estorbe un cómodo, rápido y barato acceso a Internet. Algo interesante para recordar a los impulsores de la Biblioteca digital europea.

Sobra decir que quien esté detrás de una biblioteca digital mundial tendrá la puerta (y quizás la llave) al acceso a la distribución de una buena parte del conocimiento en este siglo.

El acceso a Internet en todo momento y lugar

El acceso a Internet a través de ciudades inalámbricas ya acaparó nuestra atención anteriormente. Google al parecer ha afirmado no tener interés en desarrollar proyectos similares fuera del área de la bahía de San Francisco.

Solo hay decir que Google posee, a través de sus proyectos Google Maps y  Google Earth,  una gran capacidad comercial para hacer viable y rentable nuevas inversiones a través de potenciales aplicaciones capaces de proporcionar conectividad y darle de forma efectiva al usuario lo que necesita en cada lugar y momento (un restaurante, un billete de avión, o ¡una pizca de conocimiento!…).

Esa capacidad está muy relacionada con la posibilidad de acceder no sólo a páginas de contenidos informativos, sino a los programas de software que necesitamos directamente de la red, nuestro siguiente punto.

Un sistema operativo en Internet

Un paso interesante sería el comienzo del ‘WebOS’, el Sistema Operativo basado en la web. Algo que SUN Microsystem intentó introducir hace años en el entorno de una oficina o una empresa, pero que en realidad tiene mayor aplicabilidad en una filosofía de movilidad mucho más amplia. “Modestos pasos” de Google como los de Gmail o Blogger, adquirirían ahora mucho mayor sentido.

De hecho, estas sencillas herramientas (blogs, correo…) están acostumbrando y mentalizando a los usuarios a acceder no solo a los contenidos, sino al software a través de Internet y a guardar nuestra información personal en servidores ajenos a los que accedemos cómodamente desde la universidad o sitio de trabajo, en casa, en un hotel, cuando estamos de viaje, o a través de la blackberry…

Un paso muy relevante cuya importancia es todavía pronto para evaluar, pero que, en principio supone un cambio de perspectivas a la hora de pensar en el futuro de empresas como Microsoft y sus productos, tal como hoy están concebidos.

Sería interesante ver si esta perspectiva se ve favorecida además por la capacidad creativa del software libre (bien demostrado a través de Firefox) y el potencial  de Ajax. Hoy con esta última tecnología es posible utilizar un procesador de textos, tan potente como Writely u hojas de cálculo, calendarios y otras herramientas diseñadas para ser utilizadas en la red.

Independientemente del alcance a corto plazo de la alianza Google – Sun Microsystem, lo cierto es que se señala a una dirección importante, cuyo alcance solo podrá establecerse con el paso de algún tiempo.

Google con la NASA

Hasta ahora, según hemos ido viendo Google domina el mundo de la publicidad online y de los enormes beneficios que genera en un ámbito global,  nos podría dar acceso a Internet y,  a través de él, buscamos y encontramos casi todo lo que necesitamos, sean archivos de información,  programas o almacenamiento de la propia información que generamos.

Su papel en las Bibliotecas Digitales podría ser una pieza más dentro de este engranaje… Aunque también lo sería desde su protagonismo en la propia sociedad del conocimiento.

Al respecto, no pasa desapercibido uno de los párrafos del acuerdo Google- NASA en el que textualmente se recoge, además de la gestión y procesamiento de datos a gran escala y la computación distribuida, “la convergencia de la biotecnología, infotecnología y nanotecnología…”

Así las cosas, costaría muy poco creer que Google no deje a terceros los beneficios de  la silenciosa revolución de los nuevos semiconductores o de la computación cuántica de mano de la nanotecnología.

O quizás todo quede en el Centro de Investigación AMES en el que Google diseñará un Campus Tecnológico de I+D,  que puede llegar ser un buen modelo de la filosofía porteriana. Esto es, lo que la capacidad de innovar puede dar se sí dentro de la sociedad del conocimiento.

A estas alturas, no voy a ocultar mi admiración por Google.

Andrés Pedreño Muñoz