Universia, el modelo

Hace unos días dos instituciones celebraban conjuntamente su anivesario. La Universidad de Sevilla con 500 años a sus espaldas y Universia con tan sólo cinco. La joven Universia llevaba, sin embargo, 850 universidades socias procedentes en su mayoría de América Latina (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela) además del sistema universitario de España y Portugal, íntegramente representado. Hoy constituye un modelo de referencia, un camino que marca lo que se podría hacer en la sociedad de la información e Internet en nuestro país.

Universia nació en plena explosión de las “puntocom“. No obstante, su evolución y desarrollo ha sido muy diferente a la mayoría de los “portales” que nacieron hace más de cinco años. Hace dos días en Sevilla, los Reyes decían ante más de 400 rectores: «no sólo es el mayor portal de educación e investigación en lengua española, sino también un ejemplo de los frutos que puede rendir la colaboración entre la iniciativa privada y la Universidad. Una colaboración a la que rendimos el homenaje de nuestro sincero reconocimiento». En términos muy elogiosos se refería igualmente un día antes el Presidente Rodríguez Zapatero.

Cabe preguntarse qué modelo hay detrás de Universia. ¿Qué le diferencia en su origen de tatos y tantos proyectos que quedaron atrás o simplemente desaparecieron? Quizás sea útil intentar responder a estas preguntas.

El modelo Universia

Un portal de la entidad señalada que aborda toda la complejidad universitaria (docencia, investigación, gestión…), siendo uno de los más ricos en contenidos en todo contexto internacional tiene muchas vertientes imposibles de analizar en este breve espacio; nos centramos muy selectivamente en algunas variables específicas:

a) Un referente de integración cultural del espacio iberoamericano. Trabajar en once países en un entorno multicultural y diversidad puede ser una tarea compleja si su enfoque no responde a la representación efectiva de dicha realidad. Universia es un portal que integra metodológicamente once subportales con la flexibilidad y unidad necesarias. Desde esta perspectiva aprovecha la riqueza del espacio común iberoamericano teniendo como base una lengua común, lazos culturales comunes y necesidades, intereses y objetivos compartidos, pero recogiendo e integrando todas las identidades representadas. Universia tiene en su haber la movilización de un movimiento de “iberoamericanización” extraordinariamente valioso e interesante.

b) Una representación institucional operativa. Identificar las necesidades y potencialidades de un sistema universitario que engloba más de 850 universidades no es tarea fácil. La metodología debe propiciar la constitución de órganos que sin burocratizar, ni hacer rígida la toma de decisiones permita dar una respuesta eficaz a las necesidades de los usuarios y de las instituciones representadas.

c) El modelo Universidad – empresa. Durante años políticos, universitarios y empresarios han defendido la necesidad de desarrollar la relación entre las universidades y las empresas. Tras décadas de éxitos y fracasos, el modelo de Universia aporta una valiosísima metodología para la relación universidad-empresa que va desde la constitución de órganos mixtos, fórmulas societarias, representación y operativa, mecenazgo, vías de compensación, etc. etc. Quizás un índice de éxito sea que un Presidente de un gran banco lleve impulsando durante más de cinco años un proyecto de estas características con los rectores de universidades de diez países.

d) Algunos puntos fuertes como portal. Universia fue desde su concepción un portal de universidades muy singular y único. Todavía hoy no hay referente igual en ninguna otra parte del mundo, incluido el ámbito anglosajón. He aquí algunos puntos de interés:

  • Un modelo de integración sectorial de contenidos. Integrar las noticias, los cursos, las publicaciones, la orientación vocacional, el empleo de más de 850 universidades, entre otros muchos temas, es una tarea difícil. Hacerlo para once países todavía lo es más. Sin embargo, es un primer paso para desarrollar una metodología útil para otros muchos proyectos que se ven en la necesidad de abordar una gran cantidad y diversidad de contenidos. Universia es uno de los portales que integra una mayor cantidad y heterogeneidad de contenidos en todo el mundo.
  • Bajos costes. Los proyectos que nacieron en la era de las “puntocom” se caracterizaron por presupuestos multimillonarios. Universia tuvo entre sus objetivos iniciales la fuerte racionalización y ahorro de costes tanto en la generación de contenidos, inversión tecnológica y operativa del portal. Pese a la ambición del proyecto (once países, 850 universidades, ocho millones de estudiantes, contenidos como e-learning, etc.) la inversión del proyecto se ha “extendido” a la lucha de la brecha digital (aulas de navegación, ayudas para la compra de ordenadores, etc.), poniendo de relieve la eficiencia de la inversión tecnológica y productiva y operativa, parámetros estos últimos no frecuentes en los macroproyectos de Internet.
  • Tecnología. Podríamos definir la estrategia tecnológica de Universia como enfocada hacia la autonomía y hacia unos desarrollos propios flexibles y competitivos. La flexibilidad ha hecho posible la integración de plataformas tecnológicas muy diferentes y asumidas en los diferentes países. El recurso al “open source” ha permitido formar parte de una amplia comunidad internacional para dar respuesta a muchos problemas y abaratar sustancialmente los costes.
  • Respuesta a usuarios. Pese a la relevancia institucional del proyecto, la metodología ha tenido presente dar respuestas específicas a las necesidades de los usuarios potenciales (alumnos, profesores, PAS, titulados, preuniversitarios…). El portal se ha construido sobre la base de las necesidades- ofertas- respuestas de los usuarios a las ofertas. Algunos resultados de esta política se han convertido en grandes éxitos de tráfico (portal de empleo, movilidad internacional, portal de antiguos alumnos…). Para un portal especializado como Universia ochenta millones de páginas vistas al mes es un importante logro.
  • Globalidad. Internet no tiene fronteras y como tal debe concebirse la filosofía de los proyectos que lo integran. Esta política ha estado permanente en muchas vertientes del proyecto: traductor automático portugués-español, proyectos con el MIT, Wharton, Science… concibiendo la idea de sumar y coordinar esfuerzos.

La profundidad del proyecto nos impide continuar con muchas de sus interesantes vertientes. Universia está en sus inicios. En estos momentos es la base para el desarrollo de la red universitaria más importante del mundo. Hoy es ya un ejemplo de lo que la sociedad de la información e Internet pueden dar de si en España, Portugal y América Latina.