Un pueblo inglés le planta cara a Google View

Los habitantes de Broughton, un pueblo de Buckinghamshire, Inglaterra, salieron en defensa de su privacidad la semana pasada e impidieron que un coche cámara de Google grabase el entorno. Los residentes formaron una barrera humana para bloquear el campo de visión de las cámaras y evitar que pudiesen grabar las calles; a continuación, obligaron al vehículo a salir en retirada.

En las imágenes satélite de Google, el pueblo parece un lugar alegre y apacible, con jardines en los patios de atrás del tamaño de pequeños parques, piscinas, pistas de tenis, dos coches aparcados en la puerta de la mayoría de las casas de gran tamaño y una pequeña sombrilla rosa detrás de una casa en London Road.

Sin embargo, se puede ver una nota en el sitio Web de Google que dice, con respecto a Broughton, que “no street view”, algo que normalmente indica que la zona todavía no ha sido añadida a los millones de fotografías que actualmente revelan aspectos de pueblos de nueve países y tres continentes, con todo detalle.

Según declaraciones a The Guardian, tan pronto como Paul Jacobs vio a lo lejos la cámara de Google al mirar por su ventana esta semana, los fotógrafos no llegaron muy lejos. El coche era un Opel negro sin serigrafiar, pero la cámara de 360º colocada en su techo lo delataba. Jacobs corrió a avisar a los vecinos golpeando sus puertas y, en seguida, una multitud rodeaba al conductor. Cuando uno de los residentes llamó a la policía, hubo un rápido cambio de sentido. Jacobs señaló que habían sufrido tres robos en las últimas seis semanas: “Si nuestras casas aparecen en Google, es una invitación para que más criminales las encuentren”.

Google se vio inundado por las quejas de invasión de la privacidad en los días posteriores al lanzamiento de su “street view” en el Reino Unido.

Según una portavoz de Google, los propietarios de las viviendas tienen derecho a pedir que las imágenes de su propiedad sean retiradas del sitio, y a que se difuminen sus caras y las placas de matrícula de sus coches, por lo que no se incumplen las leyes de privacidad.

Fuente: The Guardian


Añadir Comentario