TrustRank

Intercambios y compras de enlaces

Uno de los componentes del algoritmo del buscador Google son los enlaces externos que apuntan hacia un sitio específico. Internet vive en estos momentos un auge del intercambio de enlaces sin precedentes. Se corre el peligro de que Internet se convierta en un gran mercado donde se coticen los enlaces.

Conseguir un enlace en un portal que tenga un pagerank superior a 6 ó 7 puede llegar a cotizarse de forma relevante. Sitios de prestigio han sido “cogidos in fraganti”. Como el caso del Financial Times en cuyas páginas recientemente fueron descubiertos enlaces ocultos hacia un sitio web especializado en productos financieros que destina grandes esfuerzos en posicionarse en búsquedas muy competitivas.

Pero el problema más preocupante lo constituye el creciente y masivo intercambio de enlaces, incluso la compra de estos. “Tu me enlazas a mi, yo te enlazo a ti“. El resultado es que los enlaces se desnaturalizan; esto es, no obedecen al interés de una página en cuestión o a su superior calidad sobre las restantes. Más bien ocurre lo contrario: “tu página es excelente, pero no te enlazo, porque al hacerlo te doy pagerank y tus páginas compiten con las mías”.

De continuar esta masiva tendencia en pocos meses veremos posicionarse en los primeros lugares una página sobre un tema clave, pongamos por ejemplo “cáncer” por la habilidad de su webmaster en intercambiar masivamente enlaces, sobre otras páginas que se hayan dedicado a trabajar en ampliar y mejorar sus contenidos.

Los buscadores no devolverán al usuario los resultados más relevantes sino los resultados con los sitios de los webmasters más activos en el intercambio o compra de enlaces.

Este tema se agrava por el incentivo que suponen los ingresos potenciales de la publicidad on line. Unas páginas con muchos anuncios y poca calidad quizás tengan más posibilidades de incrementar los clics en los anuncios, el CTR y el CPM y por tanto mayores ganancias para el sitio en cuestión. En otras palabras, el sistema actual podría estar alentando de forma muy sustancial y “perversa” sitios con muy baja calidad y posicionamientos altos en buscadores con criterios que los algoritmos no pueden discriminar fácilmente.

Google debe acelerar el “trustrank”

Google registró en la oficina de patentes de los Estados Unidos ‘TrustRank‘. Según apuntaba Dirson el TrustRank’ es un algoritmo basado en una serie de ‘sitios semilla’, unos lugares con una alta calidad de contenidos -evaluada por un ser humano-, en las cuales se deposita la ‘confianza’ (‘trust’). Se confía en que desde estas ‘semillas’ se enlaza a sitios web que merecen la pena, y se determina que esta confianza se va a atenuando a medida que los links se alejan de estas ‘semillas’.

Según esta misma fuente, se sospecha que Google estaría trabajando en el TrustRank de cara a introducir en su algoritmo criterios que vayan más allá de los enlaces externos. No obstante, no hay noticias ciertas de que esto sea realmente así.

Más bien apuntan algunos que los buscadores no tendrían prisa en introducir cambios, puesto que esto favorecería la contratación de publicidad online y la necesidad de que los sitios de calidad se anuncien en sus respectivos programas como única vía de ser “visibles”.

El tema es preocupante. De no acelerar el “trustrank”, o alguna solución alternativa, la red puede desarrollarse en una dirección de muy baja calidad. Y es que hacer una página de calidad puede ser cuestión de horas, días, semanas e incluso meses. Intercambiar enlaces es cosa de unos minutos.
Esta baja calidad sería la que percibieran mayoritariamente los usuarios a través de sus búsquedas. Cuestión de “Estado” pues.


2 Respuestas

  1. Anónimo 13 años ago
  2. Anónimo 13 años ago

Añadir Comentario