Suicidio virtual

Cómo desaparecer de Facebook o Twitter

Cómo desaparecer de Facebook o Twitter Ahora ya puede podemos borrarnos de Internet con Web 2.0 Suicide Machine, un ingenioso servicio que limpia nuestra presencia en línea de todas esas redes sociales que nos consumen demasiado tiempo. Desde su lanzamiento el 19 de diciembre, Suicide Machine, ha asistido a más de 1.000 muertes virtuales, desconectando a más 80.500 amigos de Facebook y eliminando unos 276.000 tweets de Twitter.

Tras introducir los datos de acceso y pulsar en “Commit”, el programa borrará metódicamente toda nuestra información —los tweets de Twitter, los contactos de MySpace, los amigos de Facebook y las conexiones de LinkedIn— de forma similar a como podría hacerlo cualquier usuario manualmente. Lo que queda es un ciberesqueleto: un perfil sin datos. A los usuarios parece que les encanta. Los epitafios van desde graciosas despedidas (“¡Adiós, mundo cruel!”) a desenlaces de alivio (“Gracias, microblogging. Eres totalmente inútil”). Suicide Machine es tan popular que miles de personas están esperando su turno para llevar a cabo su propia ciberaniquilación. “Nuestro servidor está muy ocupado atendiendo a las peticiones”, señala cocreador de Suicide Machine, Walter Langelaar.

Pero cuidado: al igual que en la vida real, la resurrección es imposible. Pasar por el proceso implica que nuestro doble Web se morirá para siempre. Cuando esto sucede, se publica un ciberepitafio en el sitio.

RIP, 2.0. Te echaremos de menos.

Lo que atrae a muchos de los impulsores del sitio es su simplicidad. Cuando intentamos cerrar una cuenta en línea, a menudo nos piden que rellenemos un cuestionario. Y más importante aún, la información y las conexiones no se borran, sino que solo se retira su publicación. Eliminando todos nuestros datos, señala Suicide Machine, nuestra información privada desaparece de los servidores Web.

Aunque no todo el mundo considera tan genial esta propuesta. El incremento de los suicidios sociales ha puesto nervioso a Facebook. En un correo electrónico enviado a los fundadores de Suicide Machine –Langelaar, 32; Gordan Savicic, 30 y Danya Vasiliev, 31– Facebook exigió el “cese inmediato de esta actividad”, haciendo referencia a una una violación de la privacidad de los usuarios. Los fundadores no están de acuerdo, ya que afirman que los usuarios entregan voluntariamente sus datos de registro. Aunque Facebook decidió bloquear el acceso de Suicide Machine a su sitio a comienzos de este mes, los creadores de este servicio y los suicidios continúan. “Frente a los más de 350 millones de usuarios [de Facebook], pensamos que la supresión de un centenar no es gran cosa”, señala Langelaar. “Pero ellos se lo han tomado como una potencial amenaza”. LinkedIn, MySpace y Twitter aún no han respondido públicamente.

Langelaar, establecido en Rotterdam, y Vasiliev, que trabaja desde Berlín, se conocieron por primera vez en el 2002 durante sus estudios de licenciatura. La pareja conoció a Savicic en una escuela de arte en los Países Bajos, en el 2007. La inspiración para la idea de suicidio de la Web 2.0 tomó forma cuando Worm presentó una fiesta de Año Nuevo temática en el 2008 bajo el lema “Web 2.0 Suicide Night” (noche de suicidio Web 2.0).

Fuente: Hotindienews


Añadir Comentario