Reinventar Internet

Investigadores reinventan Internet

Según un artículo publicado en delawareonline.com, a pesar de que ha costado unos 40 años que Internet sea lo que es, algunos investigadores de UCLA con la aprobación del gobierno quieren deshacerlo y empezar otra vez desde cero.

La idea puede parecer inconcebible, e incluso absurda, pero algunos creen que hacer borrón y cuenta nueva es el único modo real de resolver cuestiones como la seguridad o la movilidad que han ido surgiendo desde que el profesor de UCLA Leonard Kleinrock ayudó a supervisar el primer intercambio de información de prueba sin sentido entre dos máquinas el 2 de septiembre de 1969.

Los arquitectos de Internet construyeron un sistema basado en la confianza. Los investigadores se conocían entre ellos en gran parte, por lo que mantuvieron la red abierta y flexible (uno de los principales motivos de su rápida expansión). Pero posteriormente llegaron los hackers y spammers e Internet no cuenta con mecanismos propios para saber con total seguridad, por ejemplo, quién envía qué y poder hacer frente a ellos.

Los creadores de Internet dieron por supuesto también que todos los ordenadores se encontraban en ubicaciones fijas y estaban siempre conectados. Sin embargo, con el paso del tiempo y la enorme proliferación de portátiles, PDAs y otros dispositivos móviles que van de un punto de acceso inalámbrico a otro perdiendo la señal aquí y allá, esta premisa ya no se cumple.

Según Dipankar Raychaudhuri, profesor de la Universidad de Rutgers, Internet funciona bien para muchas cosas, pero inicialmente se diseñó para algo totalmente diferente y es un milagro que todavía funcione bien hoy en día. Por ello, numerosos investigadores creen que ha llegado el momento de rediseñar la arquitectura que subyace a Internet, algo que podría suponer reemplazar todo el equipo de la red y reescribir el software de los ordenadores para canalizar mejor el futuro tráfico por las vías existentes.

La National Science Foundation quiere desarrollar una red de investigación experimental conocida como Global Environment for Network Innovations, o GENI, y está financiando varios proyectos en universidades y otros lugares por medio de la iniciativa Future Internet Network Design, o FIND.

Rutgers, Stanford, Princeton, Carnegie Mellon y el Instituto Tecnológico de Massachusetts son algunas de las universidades con proyectos propios; y algunas agencias gubernamentales, como el Ministerio de Defensa, han estudiado también el concepto. La Unión Europea también ha respaldado investigaciones sobre este tema, a través de un programa conocido como Future Internet Research and Experimentation, o FIRE. Funcionarios del gobierno e investigadores se reunieron el pasado mes en Zurich para debatir las primeras conclusiones y objetivos.

Una nueva red podría funcionar primero en paralelo a la actual Internet para, finalmente, reemplazarla o quizá incluso la nueva investigación podría desembocar en un importante reajuste de la arquitectura existente.

En cualquier caso, todas estas iniciativas están todavía en sus primeras fases y no espera que den sus frutos hasta dentro de 10 o 15 años.

Fuente: Delaware Online