Primera pelicula grabada por una red virtual

En enero se estrenará Perkins’ 14, la primera película creada en su totalidad por una comunidad de Internet.

Perkins’ 14, es una historia de terror sobre niños secuestrados que son deshumanizados para servir al mal. Independientemente de que nos gusten o no las películas de terror, el interés de Perkins’ 14 está en su creación. La película es el resultado de Massify, una comunidad de producción de cine que ofrece herramientas para que sus miembros compartan ideas, colaboren en proyectos, publiquen resúmenes y portafolios, consigan financiación por medio de becas y, finalmente, encuentren público a través de las compañías de distribución.

Massify dio a sus miembros control sobre cada paso del proceso de elaboración de Perkins’ 14, desde votar el título y concepto inicial a elegir a los actores, e incluso se hizo un concurso para diseñar el cartel. Los títulos e ideas iniciales se pidieron en febrero de este año y los miembros de Massify pudieron votar durante la mitad de marzo. Una vez elegido Perkins’ 14 por la comunidad, se iniciaron, también en marzo, los castings, las pruebas de imagen se realizaron al mes siguiente y la preproducción empezó a finales de mayo.

Massify colaboró con After Dark Films, la productora del evento anual HorrorFest, para dar vida a Perkins’ 14. La película se estrenará dentro de unas cuantas semanas durante el HorrorFest III, que se celebrará del 9-15 de enero de 2009.

Según señaló para New York Times en marzo su cofundador Brett Icahn (hijo del portavoz de Yahoo, Carl Icahn), Massify es “más una red de producción que una red social, porque está orientada a un fin creativo”. La compañía se está haciendo un nombre en parte como herremienta útil de colaboración para directores de cine y diversos talentos, pero Kenneth Woo, otro fundador de Massify, espera también hacer dinero con la publicidad “ganándose a un público antes de que la película esté terminada”.

Fangoria tiene un trailer para Perkins’ 14, y Massify incluye una serie de vídeos entre bastidores e información sobre la producción de la película y sus actores. Aunque solo logre un pequeño éxito, casi se puede asegurar que hay más proyectos como este en camino, que aprovechen herramientas democráticas como las de Massify para producir películas importantes.

Fuente: Arstechnica