OpenStreetMap: la Wikipedia de Mapas

Si queremos un mapa actualizado de Haití, solo hay un sitio donde lo podremos encontrar. Y no se trata de Google Maps ni cualquiera de sus competidores, sino del sitio OpenStreetMap.org (OSM), que está en continua actualización gracias a voluntarios de todo el mundo.

Es la Wikipedia del mundo de la cartografía y lo utilizan millones de personas. El proyecto comenzó hace poco más de cinco años en Londres por iniciativa de Steve Coast, y ha ido aumentado su base de datos hasta el punto de que la mayor parte del mundo ha sido ya cartografiada por un formidable equipo de voluntarios que se duplica cada seis meses: había 212.000 en el último recuento, de los cuales un 10% participan activamente durante un mes determinado.

Cuando se produjo el terremoto, fue una señal para que los miembros de OSM de todo el mundo empezasen a descargar imágenes de satélite (de libre disposición o donadas por Yahoo) y a trazar el contorno de las calles sobre ellas para crear un mapa. El resultado es un nuevo mapa detallado que, a diferencia de la mayoría de los mapas comerciales, se actualiza con frecuencia.

OpenStreetMaps está ahora en un punto de inflexión, ya que intenta dejar de ser un proyecto impulsado por técnicos para convertirse en uno que el consumidor común no sólo pueda entender, sino también contribuir a él. OpenStreetMaps padece lo que se podría llamar “síndrome del código abierto”, que consiste en que la participación de voluntarios especializados puede hacer que las primeras etapas sean un poco difíciles de entender para un usuario común. Sin embargo, han estado trabajando en esto y ahora es mucho más sencillo.

Esa es precisamente la ventaja que OpenStreetMaps ofrece con respecto a otros mapas en línea. Los usuarios pueden agregar a los mapas cualquier detalle que les interese, como rutas en bicicleta, zonas de patinaje, parques de bicicletas, caminos a través de parques, etc.; justo las zonas a las que Google no puede llegar. Hay que registrarse (gratuitamente) como miembro para poder modificar el mapa. Hay una aplicación para el iPhone, Mapzen, producida por Cloudmade (empresa fundada por Coast y Nick Clark para aprovechar las oportunidades de la cartografía) que permite a los usuarios insertar los lugares de interés se vayan encontrando en el camino. Si tiene éxito, podría elevar el proyecto a un nuevo nivel.

Fuente: The Guardian Technology


Añadir Comentario