Microsoft: la fuerza de un monopolio

Los productos de Microsoft de Office que hoy tenemos instalados en nuestros ordenadores eran de una calidad inferior a los que en su momento existian en el mercado. Basta recordar el navegador Netscape, Lotus como hoja de cálculo o Word Perfect como editor de texto. Pero Microsoft prosiguió con grandes inversiones hasta hacer historia a sus competidores…

Si estas inversiones se hubieran dirigido a la seguridad, quizás Internet permitiría avances más rápidos en campos importantes como el e-commerce, e-goberment…. Pero Microsoft tiende a ponderar la “técnica felina de devorar”. Ser líder en software con una cuenta de resultados que ningún sector tradicional puede imitar debería bastarles. Pero no. No hay campo en el que Microsoft no desee dejar un espacio relevante, aunque no sean competidores directos, dejando con evidencia sus tentaciones de monopolio. Veamos algunos ejemplos recientes:

  • Música en Internet. Itunes salvó de la debacle a Apple, pero lejos de dejarle un espacio para sobrevivir y tras el anuncio de itunes en países de Europa (España entre ellos), Microsoft ha lanzado en España y otros siete países europeos su tienda de música on line con fuerza. Su catálogo de ‘MSN Music’ comprende por ahora 400.000 canciones.
  • Buscadores. Google y Yahoo llenaban ese espacio sobradamente. Pero entre las inversiones más fuertes y las ideas más obsesivas de Microsoft se encuentra alcanzar el liderazgo en los motores de búsqueda.
  • Larga Lista… Por no hablar de Real Player / Media Player para edición de imagen, Macromedia Dreamwever / Front Page como editor de html o páginas web, etc. etc.

Frente a Google (ejemplo de Adsense),, Microsoft no comparte mercado, lo intenta monopolizar. Quizás Microsoft no pondera suficientemente la antipatía creciente y demasiado generalizada entre los usuarios, gobiernos y un público que se resigna a utilizar sus produtos, pero con una imagen global nada favorable.Hay quienes apuntan que esta estrategia empresarial sólo cabe justificarla por la potencial vulnerabilidad de su actual situación de liderazgo absoluto. Los avances del frente Linux se hacen eco del enfado y antipatía que antes mencionábamos. El movimiento de open source (código abierto) se desarrolla cada vez más extensamente en las universidades, entre los informáticos, los gobiernos regionales (ejemplo de Linex), y un gran número de usuarios, sin ninguna estructura comercial y en lo que podríamos denominar un movimiento espontáneo que se desarrolla en todas las partes del mundo. El lanzamiento del navegador Firefox debe inscribirse en este contexto.Pero ¿no son excesivos frentes? Las empresas que han alcanzado una consolidación real en el mercado también pueden seguir la misma política, más como defensa que como ataque. Quizás Bill Gates puede justificar que Microsoft necesita un buscador. Al mismo tiempo algunos partiparios de Google sostienen, por ejemplo que “Google necesita un navegador“… Probablemente los usuarios necesitan que se invierta en Internet 2.0 (ver web semántica) y no necesitan más navegadores (especialmente tras Firefox), ni más buscadores.