Mapa de Internet en el Mundo: un planeta conectado

Este es el mapa mundial del planeta tierra con los dispositivos conectados a Internet:

Mapa mundial de dispositivos conectados a Internet. Imagen: gizmodo.com/

¿Dónde está el internet? Este mapa podría explicarlo mejor que cualquier estadística. Los puntos calientes rojos muestran donde se encuentran la mayor cantidad de dispositivos que pueden acceder a internet.

Este mapa fue hecho el 2 de agosto (2014) por John Matherly, el fundador de Shodan, un motor de búsqueda de dispositivos conectados a Internet.

Tres ideas:

1. El mundo habitado está conectado a Internet, aunque la brecha entre el desarrollo y el subdesarrollo existe.
2. Estados Unidos y Europa son mapas de un mundo totalmente conectado. Una sociedad en red, conectada permanentemente.
3. Pese a las brechas es un “planeta de Internet” que se verá coloreado en todos sus “agujeros negros” cuando el Internet de las cosas se vaya implantando en los próximos años.

Datos técnicos de la elaboración del mapa

Matherly, que se hace llamar “un cartógrafo internet”, ha recogido los datos recogidos mediante el envío de solicitudes ping a cada dirección IP en Internet, y el almacenamiento de las respuestas positivas. Un ping es una utilidad de red que envía un mensaje de solicitud de eco (conocido como un paquete) a una IP-dirección del internet de “oye, ¿estás ahí?”

Esa parte fue relativamente fácil en comparación con el proceso de visualización, afirma Matherly. “En menos de cinco horas reunimos los datos, y en otras 12 horas más o menos generaramos la imagen del mapa.” Por eso, se usa la “matplotlib library y lenguaje de programación Python.

El mapa puede verse incrementado exponecialmente con el Internet de las cosas

Básicamente, Shodan es ahora capaz de enviar y recibir solicitudes PIN con la suficiente rapidez para que el mundo pueda consultar estos datos en tan sólo unas horas.

Con el nuevo proceso, Matherly planea realizar un seguimiento de los cambios en la conectividad de Internet del mundo a través del tiempo.

Con la proliferación de la Internet de las cosas, estamos obligados a ver como algunos de esos “agujeros negros” se colorean lentamente en los próximos años.