Internet por teléfono móvil

Un anuncio de Adobe y ARM permitirá que los teléfonos visualicen más de la Web.

Aunque es verdad que cada día más teléfonos pueden navegar por la Web, también es verdad que muchos teléfonos móviles solo disponen de una capacidad limitada para mostrar gran parte de los contenidos de Internet. Los vídeos que se reproducen con Adobe Flash Players, como los del New York Times, la CNN y Technology Review, y las páginas Web hechas en Flash smplemente no funcionan en muchos teléfonos debido a que el software es incompatible con el hardware. Ahora, en una iniciativa para abrir más la Web a los dispositivos móviles, Adobe y el fabricante de microchips ARM, con el que funcionan el 90% de todos los teléfonos del mundo, han anunciado una colaboración para garantizar que el software de Adobe funcione bien en los futuros dispositivos de ARM.

Concretamente, las compañías afirman que el Flash Player 10 de Adobe y AIR (una plataforma para la construcción de aplicaciones Web complejas) serán compatibles y estarán optimizados para los chips de ARM disponibles en el 2009. Aunque ARM se utiliza en un elevado número de teléfonos móviles, el anuncio tiene mayores implicaciones: los chips se utilizan también en los receptores de TDT, dispositivos móviles de conectividad a Internet, reproductores multimedia personales y plataformas automotrices.

La experiencia de publicar y visualizar contenidos en un PC discurre “casi sin complicaciones”, señala Anup Murarka, director de marketing técnico de dispositivos móviles de Adobe. “Pero cuando hablamos de dispositivos como receptores de TDT y teléfonos, aparecen un montón de barreras”. Aunque Murarka no cree que todas estas barreras vayan a desaparecer inmediatamente, considera que la colaboración entre Adobe y ARM puede hacer que sea más fácil para las personas publicar vídeos desde sus ordenadores o móviles y acceder a ellos desde cualquier sitio.

Cabe señalar que el acuerdo no mejorará el acceso a Internet en todos los dispositivos: la gran excepción es el iPhone de Apple. Pero para la amplia mayoría de los teléfonos, la colaboración podría marcar una gran diferencia para los usuarios.
Murarka explica que ambas compañías han trabajado conjuntamente para optimizar el software y el hardware de tres formas diferentes:

En primer lugar, el compilador utilizado en el Flash Player 10, que convierte el código del programa en instrucciones de microchip, ha sido escrito para trabajar bien con los chips ARMv6 y ARMv7. Esto significa que el software entiende cómo transportan estos chips los datos y puede intervenir en la parte correcta del chip en el momento adecuado, incrementando la velocidad de las aplicaciones.

La segunda mejora, señala Murarka, es que algunos chips de ARM han sido construidos con subprocesadores de gráficos (piezas de silicio específicamente diseñadas para manejar la pesada carga del procesamiento de gráficos. Las versiones de escritorio de Flash, señala, no utilizan procesadores de gráficos, pero la nueva versión de Flash aprovechará el subprocesador de gráficos para mejorar la eficacia del procesamiento de gráficos en dispositivos móviles y ahorrar energía de batería.

Por último, el software que utiliza Adobe para comprimir y descomprimir los vídeos se optimizará para funcionar con los chips de ARM. Actualmente, los proveedores de contenidos tienen que asegurarse de que los vídeos Flash están codificados de un modo específico, para que funcionen en algunos dispositivos móviles.

Una implicación más amplia de esta iniciativa es que ambas compañías están proporcionando las herramientas que los programadores necesitan para crear contenidos que funcionen en distintos dispositivos, señala Michael Gartenberg, vicepresidente de estrategias para móviles de Jupitermedia, una firma de investigación de Connecticut.

A comienzos de año, Adobe anunció el Open Screen Project, una colaboración con Nokia, Sony Ericsson y Qualcomm, entre otros, destinada a estandarizar Flash en dispositivos móviles. Muchos analistas del sector vieron este movimiento como una respuesta a la presentación de Silverlight, el rival de Flash de Microsoft.

Fuente: Technology Review