Internet controlado por los Estados Unidos

Expertos de otros países quieren acabar con el control norteamericano de la Red

Según un artículo publicado este mes en The Seattle Times, cuando cientos de expertos en tecnología de todo el mundo se reúnan esta semana en el Internet Governance Forum de las Naciones Unidas para debatir acerca del futuro de Internet, el tema principal no será el spam, ni el phishing ni cualquier otro de los fenómenos que traen de cabeza a los usuarios de todo el mundo, sino más bien acabar con el control estadounidense sobre lo que se ha convertido en una red internacional.

Dado que Internet domina actualmente casi todos los aspectos de la vida moderna, el control estadounidense de dicho medio ha paso a ser un tema delicado en todo el mundo. En los países que intentan restringir lo que la gente puede ver y oír, Internet es a menudo la única fuente de noticias y opiniones sin cesura.

Los funcionarios estadounidenses afirman que ha sido su control sobre las funciones de Internet lo que ha protegido ese flujo libre de información, pero los funcionarios de otros gobiernos y expertos en tecnología señalan que los EEUU tienen demasiado control sobre una herramienta que utilizan más de 1.400 millones de personas de todo el mundo. De ahí que países como Brasil o China, entre otros, hayan propuesto transferir esta supervisión a un organismo internacional.

Otros países, en cambio, temen que al transferir la administración de Internet a las Naciones Unidas u otro organismo internacional ésta se vuelva vulnerable a la censura, especialmente de grandes potencias como China.

Este debate, que ha existido en los círculos tecnológicos durante años, será la chipa en el encuentro de esta semana. También se tratarán otros temas, como el bloqueo de la pornografía infantil en línea, la expansión del acceso a Internet en los países menos desarrollados y toda una serie de problemas técnicos, pero la lucha contra el control estadounidense promete ser el centro.

La mayoría de las críticas hacia el control estadounidense se centran en la falta de transparencia. Otros consideran que la necesidad de cambio queda patente en la disputa con Google, que se ha negado a ceder a las autoridades brasileñas información acerca de los usuarios que publican pornografía infantil en su red social Orkut, alegando que sus servidores están en los EEUU y, por tanto, están sujetos a las leyes de privacidad estadounidenses.

Según Rogerio Santanna, secretario de logística y tecnologías de la información de Brasil, esta larga disputa se habría evitado si hubiera un organismo internacional que, además de gestionar las funciones técnicas del sistema, pudiese resolver estas controversias transfronterizas.