Google fórmula

Las acciones de Google han superado la barrera de los 300 dólares. John Battelle, autor de un libro sobre Google titulado “The Search,” afirma que “es natural que la gente desee creer en Google. Aquellos que pensaban que Internet podía hacerles ricos quizás aprendieron una dura lección en 2000 y 2001, pero esto no significa que el sueño haya muerto completamente”.

El valor acumulativo de las acciones de Google al cierre de ayer lunes alcanzaba los 84,47 miles de millones de dólares, dejando atrás a eBay, (45.37) Yahoo (49.83) e incluso un gigante como Time Warner (79.19). Los analistas más serios ya no se atreven a realizar predicciones. Otros señalan que Google va imparable, citando el objetivo de los 350$/acción como alcanzable a corto plazo.

A principios de este mes hablamos del éxito de Google. Aparte de las matizaciones allí realizadas, cabe apuntar ahora alguna reflexión sobre las lecciones que pueden aprenderse del avance y liderazgo de esta compañía y de algunos viejos principios de gestión empresarial aplicados. Repasemos algunos de ellos.

El capital humano

Internet es un sector extremadamente competitivo donde un site compite duramente en el ámbito internacional. Cuidar, mejorar y consolidar un capital humano que aproveche los conocimientos acumulados de la empresa e introduzca permanente innovaciones que ayuden a consolidar el liderazgo mundial es clave.

Los buenos oficios de L. Page, S. Brin y Eric Schmidt son sobradamente conocidos. Hasta tal punto que la empresa deja un porcentaje de horas de trabajo para que sus especialistas puedan desarrollar sus propias ideas y proyectos. Algunos productos de Google han surgido de esta filosofía.

Concebir Internet como un espacio abierto, competitivo e integrador

Tras la debacle de las punto.com fueron muchos los que apostaron por modelos cerrados de pago. Incluso esta solución se barajó por algunos especialistas como la única vía de viabilidad para el excelente buscador que empezaba a ser Google. Otros como Yahoo se precipitaron al cobrar por cosas como prestar servicios de alta en el buscador. Hoy, a la luz del éxito de la “vía Google”, no parece que estas experiencias alternativas tengan o vayan a tener éxito. Internet se percibe claramente como un espacio abierto.

La “vía Google” fue por otros derroteros no muy comprendidos inicialmente. Google se preocupó de mejorar y adaptar su algoritmo de búsqueda para que los usuarios lo concibieran como el mejor buscador del mundo. Google apostó por una gran inversión en infraestructura de bajo coste (quizás hoy le permitiría dar hosting a toda la red), sus resultados de búsqueda se han perfeccionado continuamente y completó su oferta con propuestas atractivas. Hasta propio Yahoo acabó ofreciendo inicialmente las búsquedas Google, para tener que hacer lo contrario cuando percibió el coste de su dependencia. Pero la vía Google quedó nítidamente marcada: conquistar al usuario con servicios de calidad y gratuitos a medio plazo, sin obsesionarse por los beneficios.

Situar al usuario en el centro de la atención y de las prioridades

Los productos desarrollados por Google tienen como común denominador su gran sencillez y aceptación por el usuario por su extremada utilidad. Hay un gran esfuerzo en interpretar de forma sencilla cuales son las necesidades del usuario y en darles una respuesta adecuada (GMail, Blogger, Froogle, Google Local, Picasa…)Desde el propio buscador hasta una gran gama de productos que han ido apareciendo en los últimos años han mantenido “un sello” y una filosofía que ha caracterizado a la compañía.De hecho, el desarrollo de su tecnología innovadora ha estado sujeta en todo momento a criterios de demanda, fomentando una capacidad de innovación continua, desde su algoritmo de búsqueda hasta Ajax (JavaScript + XML).Un negocio basado en InternetQuizás lo más brillante es que, superada la fase de fidelización sobre la base de un producto de calidad, Google no ha tenido que inventar nada más. La demanda estaba ahí mismo, había llegado como una consecuencia de su liderazgo y competitividad. Su modelo de publicidad online funcionó desde el primer momento por la posición en la que partía Google. Y así ocurre ahora con todo lo demás, la demanda local, el e-commerce y su sistema de pago que, con toda seguridad, será capaz de responder con garantías a las necesidades de las empresas y usuarios.Compartir el negocio de la publicidad online con miles de pequeñas web a través de Adwords- Adsense no solo es una idea muy rentable. Google ha comprendido en todo momento las variables que definen Internet. Su metodología tiene un significado de alcance que quizás le permita legitimar su liderazgo mucho más allá de lo que otras empresas logran.
¿Es el modelo de Google reproducible?Los que siguen apostando por sistemas de pago cerrados o por modelos de negocios tradicionales y ajenos a red, auto limitando las posibilidades de Internet, quizás opinen que Google no es reproducible. Quizás no les falte razón si se piensa en sus funciones como buscador. Yahoo y MSN son contrincantes que ya luchan por absorber una cuota de este codiciado mercado.

Lo que sí es reproducible es su filosofía de empresa: acumular conocimiento y capital humano, profundizar en las propias experiencias del usuario y de los productos que potencialmente se pueden generar, crear comunidades en el ámbito del propio negocio… aplicar el sentido común.

Ahora veo que aquella disputa MSN, Yahoo y Google, tenía un ganador.


2 Respuestas

  1. Anónimo 14 años ago
  2. Anónimo 14 años ago

Añadir Comentario