El final de Terra


La breve historia de Terra

El 17 de noviembre de 1999 Terra, la filial de Internet que Telefónica había creado en apenas unos meses, salió a cotizar en Bolsa. Empezó a cotizar con un valor de 550.000 millones de pesetas. Tres meses más tarde alcanzó su máximo histórico y llegó a valer 5,5 billones de pesetas. Más que casi todas las principales multinacionales españolas (de M. A. Patiño, “Burbuja.es”).

A los seis años, la historia de Terra toca a su fin. Terra será absorbida por Telefónica, tras una historia de pérdidas como empresa independiente y de un conjunto de iniciativas desafortunadas que han perjudicado al desarrollo de la propia sociedad de la información en España.

Al margen de los agraviados accionistas, que llegaron a comprar cuando las acciones de Terra cotizaban a 157 euros y hoy observan que al cierre sus títulos se valoran a 3,29 euros, son otras muchas reflexiones las que cabe hacer.

El coste de oportunidad de Terra

Basta recordar que Terra adquirió el portal Lycos por 12.500 millones de dólares (mayo de 2000). Un inversión de la cual tuvo que deshacerse en agosto del 2004 por 105 millones de dólares: menos del uno por ciento de lo que había pagado.

Centrándonos únicamente en esta operación si se hubiese invertido esta cantidad en mejorar la infraestructuras, servicios, tecnología, precios de las ADSLs, propiciar el desarrollo de pequeños negocios de comercio electrónico, etc.

etc. Hoy el desarrollo de Internet en España quizás fuera uno de los más importantes de Europa. El coste de Terra para España ha sido importante.

Basta recordar algunas vías potenciales no asumidas:

  • Terra debería haberse centrado en la innovación tecnológica competitiva o de productos singulares adaptados a nuestro entorno geográfico o lingüístico.
  • Complementar a Telefónica, a través de Internet ayudando a pequeños usuarios y websites, en vez de intentar subsistir vendiendo ADSLs y haciéndole la competencia a sus propios productos, debería haber sido una de sus principales misiones.
  • En su enfoque de contenidos Terra no debe hacerle una competencia “desleal” al contenido propio de numerosas y pequeñas websites, sin medios ni recursos.
  • Debería centrarse en elemento dinamizador de Internet ayudando a insertar a otros websites nuevas herramientas (blogs, messenger, open source, tecnologías de búsqueda…).
  • Fortalecer su imagen en América Latina que trasciende hacia España en ofertas de contenidos, servicios, desarrollo tecnológico que España puede ofrecer.
  • Propiciar la alfabetización de los usuarios en Internet en el mundo hispano.

El futuroTras este periodo, Telefónica debería volcarse en apoyar a los pequeños usuarios de Internet y a las empresas que apuestan por este sector proporcionando buenos servicios y a bajo precio. El final de Terra debería el principio de la racionalidad y del realismo a la hora de impulsar Internet en España y en el mundo hispano sobre unas bases muy diferentes.


One Response

  1. Anónimo 8 años ago

Añadir Comentario