Dreamweaver

Dreamweaver

Hace pocos años Michael Keller, librarian de la Stanford University y autor una de las más brillantes ideas de la red HighWire Press“, se encontraba co-dirigiendo un curso de verano en la UIMP en Santander sobre temas de enjundia: e-learning, bibliotecas digitales y todo eso. Al segundo día del curso preguntó a los asistentes: ¿alguien sabe utilizar Dreamweaver?. La ilustre audiencia que asistía al curso contestó mayoritariamente de forma negativa. Keller y su equipo pararon la marcha prevista para el curso y explicaron durante toda una tarde una introducción al Dreanweaver. Muchos de los asistentes no comprendían muy bien cual era el mensaje. El curso no iba sobre diseño gráfico, ni sobre cómo hacer páginas web.

Dreamweaver, ser o no ser

Llamaría la atención que una excelente secretaria no tuviera un magnífico dominio de un teclado o la capacidad y autonomía a la hora de atender el teléfono perfectamente. Llevando la forma en la que gestionamos muchas de nuestras web al caso de la secretaria, tendríamos cuatro o cinco personas. Una para marcarle el número de teléfono, aumentarle el volumen del auricular, otra para teclearle y otra para diseñarle el folio donde irá la carta, etc. etc.

Los rodeos que damos entre el diseñador, el de contenidos, el de tecnología… dan una complejidad absolutamente innecesaria a muchas de las facetas de la ‘nueva industria’ de las webs. En realidad, estos esquemas de compartimentación de trabajo y expertos responden a viejas formas organizativas y especialidades profesionales existentes antes de que naciera Dreamweaver u otras herramientas similares.

La productividad y competitividad de esta industria impone una integración de funciones y habilidades. La fórmula es muy sencilla: saber algo y dominar una gran herramienta que integra las facetas estándares de la tecnología, el diseño y la generación de contenidos en formatos muy diversos.

Por supuesto que hay otras alternativas (entre ellas las propuestas de Microsoft con su FrontPage), pero Dreamweaver con su ‘fusión’ con los productos de Adobe ha dado un gran salto hacia adelante. Liderará un gran segmento de usuarios que se han logrado alfabetizar, gracias a sus cualidades, sin dominar la tecnología, los lenguajes… y que no esperaron a los blogs y hoy son “autónomos” y dan respuesta eficientemente a las necesidades de sus webs.

Estos “autónomos” son muy necesarios para la salud de Internet. Con la ayuda de Dreamweaver han podido dominar e integrar poderosas herramientas. Con estos “autónomos” muchas de las facetas productivas que definieron la colosal crisis de costes de las punto.com de finales de los noventa no se hubiesen producido.

Adobe y Macromedia: una nueva era

La adquisición de Macromedia por parte de Adobe por 3.400 millones de dólares representa un avance de entidad. Aunque han intentado competir entre ellos, lo cierto es que la complementariedad actual de sus productos es muy elevada. Si esta “unión” se lleva a bien término se podrán generar nuevas ofertas integradas que permitan crear, gestionar y publicar un amplio rango de contenidos y aplicaciones de documentos en muy diversos formatos (documentos, imágenes, sonidos…) para PCs y móviles.

El consejero delegado del nuevo grupo Bruce Chizen lo ha definido de forma exacta al decir que esta combinación de empresas, junto a la funcionalidad y complementariedad de PDF, Flash… ‘les permitirá crear una plataforma tecnológica con capacidad para definir la industria’.

La inteligente integración de Dreamweaver + Photoshop + Flash + PDF… puede convertirse en una muy sólida, atractiva y definitiva oferta de servicios para acometer una auténtica industria de contenidos en la red de forma fácil y sencilla. Una nueva era en la generación de contenidos sobre la base de una plataforma tecnológica de prestaciones muy potentes y al servicio de no especialistas en informática o tecnología en general. Pero seguramente tendrá implicaciones organizativas importantes.

Los informáticos o los diseñadores gráficos podrán emplear sus capacidades y creatividades en hacer cosas más importantes. Incluso integrando sus CSS con singularidades y altos valores añadidos.


One Response

  1. Anónimo 15 años ago

Añadir Comentario