Compras seguras online

Compras seguras online con teléfonos inteligentes y tabletas.

Este año en la época navideña se prevee llegar a cifras record en el numero de compras realizadas por Internet. Y mientras hay que destacar la comodidad que supone realizar las compras navideñas de este modo, también es importante tomar algunas precauciones de seguridad antes de compartir en línea información de pago (Ver: Como comprar seguro por Internet).

Por otra parte, cada vez más personas están utilizando sus teléfonos inteligentes y tablets para realizar compras en línea. Este cambio a lo móvil plantea sus propios retos de seguridad específicos, incluyendo aplicaciones maliciosas y estafas de phishing a través de mensajes de texto.

A continuación, se indican algunos consejos de seguridad para compras en línea que se deberían tener en cuenta siempre en todos los dispositivos.

  • Comprobar que la dirección es “https://”
    No todas las páginas web están igual de protegidas. Antes de introducir información personal o de pago, debemos asegurarnos de comprobar en la barra del navegador que la URL empieza por HTTPS y no HTTP. Esa simple letra al final, S, marca la diferencia entre un sitio seguro y uno no seguro. Otra cosa que hay que buscar es el icono del candado en la barra de direcciones. Este candado indica que se ha establecido una conexión SSL (Secure Sockets Layer). El icono es estándar para los navegadores más populares, incluyendo Internet Explorer, Chrome, Safari y Firefox.
    En los dispositivos móviles, la barra de direcciones es más pequeña y es más fácil pasarla por alto. Hacer zoom sobre la dirección para localizar la S antes de compartir información de pago. 
  • Cuidado con las WiFi
    Comprar desde dispositivos móviles implica una mayor probabilidad de estar conectado a una red WiFi que no conocemos.
    Debemos evitar introducir nuestro número de tarjeta de crédito u otra información privada cuando estemos en una conexión WiFi pública no segura, en donde la gente podría fisgonear. Es mejor esperar a estar de vuelta en casa o el trabajo. 
  • Comprobar los vendedores y las aplicaciones
    Internet está lleno de tiendas, algunas de renombre y otras francamente desconfiables. Durante la caza de gangas, puede ser tentador realizar la compra en el sitio que ofrece el precio más bajo. Sin embargo, conviene dedicar un poco de tiempo a investigar a cualquier vendedor con el que no estemos familiarizados.
    Los mismos consejos son aplicables cuando estamos utilizando una aplicación móvil. Descargar aplicaciones para nuestros teléfonos inteligentes y tablets únicamente desde tiendas oficiales, como la App Store para iOS o Google Play para Android. Revisar siempre en las tiendas de aplicaciones los comentarios realizados por otros usuarios para ver qué tienen que decir.
    Otra opción es descargar una aplicación de seguridad para móviles que escanee el nuevo software y los enlaces. 
  • Cuidado con las estafas de phishing, smishing y similares
    Ahora la mayoría de la gente ya sabe que hay que tener cuidado con las estafas de phishing –correos electrónicos disfrazados de empresas u organizaciones legítimas que piden información sobre el pago o contraseñas–, pero de vez en cuando, llega alguno que parece increíblemente convincente. Para estar seguros, lo mejor es copiar y pegar todos los enlaces en otra ventana del navegador en lugar de hacer clic en el hipervínculo, comprobar la dirección de correo electrónico de origen y, en caso de duda, ponerse en contacto con la empresa para verificar el e-mail.
    El SMiShing (un acrónimo encantador de “SMS” y “phishing”) ha surgido recientemente, engañando a los desprevenidos que no esperaban recibir este tipo de correos no deseados en forma de mensaje de texto.
    Por regla general, las compañías legítimas nunca piden información privada a través del correo electrónico o de mensajes de texto, incluyendo información de pago, nombres de usuario, contraseñas, nombre de soltera de la madre o el número de la seguridad social. 
  • Poner una contraseña para proteger los dispositivos móviles
    Es una precaución sencilla e importante. Sí, nos llevará unos segundos más acceder al correo electrónico o abrir una aplicación, pero los teléfonos inteligentes a menudo contienen información más valiosa que la que llevamos en la cartera.
    Si perdemos nuestro teléfono o tablet o nos lo roban, cualquiera puede acceder a la gran cantidad de datos que hemos almacenado en él. Incluso si las aplicaciones de forma individual requieren contraseña, alguien puede utilizar nuestra dirección de correo electrónico y número de teléfono para intentar restablecerlas. 
  • Actualizar con frecuencia
    Muchas actualizaciones del sistema operativo y las aplicaciones reparan problemas de seguridad, tapan agujeros y corrigen errores que podrían aprovechar los hackers.
    En nuestro ordenador, debemos actualizar el sistema operativo cuando se nos solicite y asegurarnos de estar utilizando la última versión del navegador.
    En los dispositivos móviles, la rutina es más sencilla porque las aplicaciones provienen de una tienda central de aplicaciones y eso nos permite ver a simple vista qué aplicaciones exactamente necesitan una actualización. 
  • Utilizar una tarjeta de crédito en lugar de una tarjeta de débito
    Las tarjetas de crédito son una opción de pago en línea más segura que las de débito. La mayoría de las tarjetas de crédito ofrecen una protección de compra en caso de que alguien robe el número de nuestra tarjeta o si hacemos un pago en una tienda en línea que ofrece un producto de mala calidad o bien no recibimos el producto en absoluto.
    También conviene dedicar algo de tiempo a revisar los extractos bancarios. De ese modo, en caso de que alguna de estas medidas de seguridad falle, podremos detectar los cargos sospechosos cuanto antes.
    Fuente: CNN

Relacionados con compras seguras online: