Adaptación de las grandes empresas tecnológicas al móvil

Los gigantes de la tecnología se apresuran para ponerse al día en el mundo de lo móvil

Intel hizo su fortuna con los chips de los ordenadores personales y Microsoft con el software que va dentro. Google encuentra lo que buscamos en Internet. Sin embargo, las cosas están cambiando para estos titanes de tecnología debido a una fuerza mayor: el ascenso de los dispositivos móviles.

Estas y otras empresas de tecnología están luchando para reinventar sus modelos de negocio, ahora que el viejo modelo -un cliente sentado en un escritorio fijo- ya no es aplicable.
“Las empresas se están viendo obligadas a rediseñar su pensamiento, diciendo: ‘¿Qué es lo que nuestros clientes están haciendo a través del canal móvil que es tan distinto de lo que les estamos ofreciendo a través de nuestro canal web tradicional?'”, señaló Charles S. Golvin, analista de la firma de investigación de tecnología Forrester Research.

Los gigantes de la industria siguen siendo impulsores de la economía altamente rentables. Sin embargo, el cambio mundial a la informática en dispositivos móviles les está pasando factura. La demanda de los chips de Intel para ordenadores -que son mucho más rentables que los de los smartphones- está cayendo en picado. Para Microsoft, las ventas de software para PC están disminuyendo drásticamente. En Google, el precio que los anunciantes pagan cuando los usuarios hacen clic en los anuncios ha caído en el último año. Esto se debe en parte a que, si bien los anuncios para móviles se han disparado, cuestan menos que los anuncios de Internet. No obstante, los anunciantes están todavía buscando el modo de hacerlos más eficaces. Desde su salida a bolsa, Facebook ha perdido la mitad de su valor en Wall Street bajo la presión de ganar más dinero a partir de los dispositivos móviles, ahora que seis de cada 10 usuarios de Facebook acceder a la red social desde sus teléfonos.

Ganar dinero ahora dependerá de la destreza con la que las compañías tecnológicas puedan seguir a sus usuarios desde sus ordenadores de escritorio a los teléfonos móviles y, en última instancia, a las tiendas, cines y pizzerías en las que gastan su dinero. También dependerá de cómo reaccionen los consumidores -y los reguladores gubernamentales- a estar controlados en cada movimiento. Nielsen observó que sólo uno de cada cinco usuarios de smartphones describe los anuncios a través de los teléfonos como “aceptables”.

Las empresas están abordando los retos de diversas maneras. A pesar de la decepción en su reciente informe de resultados, Google afirma estar en camino de ganar 8 mil millones de dólares gracias a la publicidad para móviles, las aplicaciones y los contenidos multimedia en el próximo año; y cuenta ya con quinientos millones de dispositivos con su sistema operativo móvil, Android. Google obtiene la mayor parte del dinero procedente de la publicidad móvil. Está ofreciendo anuncios basados en la localización, como una campaña de T-Mobile que envió a los usuarios anuncios cuando estaban cerca de las tiendas. Sin embargo, uno de los mayores retos de Google está en rastrear si la gente hace una compra después de ver un anuncio para móviles. A diferencia de en línea, en donde Google sabe si alguien compra una cámara después de buscarla, la compañía no sabe si alguien busca un restaurante tailandés próximo y luego come allí. Por eso que está tratando de seguir a la gente en el mundo físico con servicios como Wallet, sistema monedero para realizar pagos, y Offers, con cupones.

Facebook está tratando de usar lo que sabe acerca de sus millones de usuarios para ofrecer anuncios en las otras aplicaciones que descargan a sus teléfonos.

A medida que la gente abandona los ordenadores por los teléfonos inteligentes, Microsoft presentará en breve una versión de su software Windows adaptada para dispositivos con pantalla táctil y un nuevo tablet, denominado Surface.

Intel está tratando de ponerse al día fabricando chips para más de dos docena de teléfonos inteligentes y tablets que llegarán al mercado. El cambio hacia lo móvil también ha creado un nuevo mercado para Intel: sus chips están en los grandes servidores que alojan la nube, donde se almacena gran parte de los datos móviles.

Fuente: The New York Times

Relacionados con Adaptación de las grandes empresas tecnológicas al móvil: