Un barato nanosensor de papel detecta toxinas en el agua

Unos científicos han utilizado la nanotecnología para convertir el papel en un sensor capaz de detectar toxinas en el agua potable. El equipo, formado por investigadores de China y Estados Unidos, introdujo un papel de filtro normal en una disolución que contenía nanotubos de carbono –que pueden conducir la electricidad– y anticuerpos para la microcistina-LR, una toxina común y peligrosa. A continuación, secaron el papel y repitieron el proceso hasta que hubo suficientes nanotubos presentes para convertirlo en conductor. Cuando el papel se sumerge en agua contaminada, la toxina se une a los anticuerpos y afecta a la conductividad de los nanotubos del papel separándolos unos de otros. Este cambio en la conductividad es detectado por un dispositivo de medición de corriente. El investigador principal, Nicholas Kotov, de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, declaró para SciDev.Net que la prueba es “rápida, sensible y simple”. Según él, se podría incluir en un dispositivo del tamaño de una caja de cerillas para realizar análisis de agua sobre el terreno. La sensibilidad de la prueba cumple con las normas de la OMS para la detección de toxinas en el agua potable. Fuente: http://www.environmental-expert.com