Técnica para estudiar una molécula con un microscopio

Si el realismo en el arte consiste en representar la forma, entonces la biología está llena de arte realista. Durante décadas, los científicos han investigado algunas de las estructuras más diminutas de las unidades de construcción básicas de la vida (como el ADN o las proteínas), creando modelos de ellas, de bolas y varillas y a todo color, que llenan las páginas de las revistas y adornan las vitrinas de trofeos de todos los departamentos de biología. Mientras estas representaciones revelan algunos de los detalles moleculares más intrincados de la vida, a menudo no consiguen representar el movimiento de una única molécula, del mismo modo que la foto perfecta de un caballo no muestra la fluidez de su galope. “Se trata de cosas húmedas, cálidas y pegajosas”, señala Adam Cohen, de la Universidad de Harvard. Se mueven, agitan, enrollan, giran y van y vienen aleatoriamente.

Estudiar el movimiento de una sola molécula es complicado, debido a todos estos movimientos. Si liberas una sola molécula, vagará por ahí. Puedes atarla, para asegurarte de que no se aleja, pero entonces no puedes observar cómo se mueve. Ahora, según un artículop ublicado este mes en avssymposium.org, gracias a una máquina construida por Adam Cohen y sus colegas de Harvard, es posible confinar una sola molécula y estudiar su movimiento al mismo tiempo.

La máquina utiliza un campo eléctrico variable para atrapar una sola molécula bajo un microscopio. Lo hace rastreando el movimiento de la molécula para, a continuación, rápidamente, aplicar pequeños impulsos eléctricos para contrarrestar su movimiento y devolver la molécula al lugar de partida. En la “AVS 55th International Symposium & Exhibition”, Cohen describirá cómo él y sus colegas pueden utilizar esta máquina para observar cosas como partículas de virus o trozos individuales de ADN. Recientemente han hecho una película, captando 60.000 fotogramas de alta velocidad del baile de una molécula de ADN. Los estudios muestran la naturaleza de las fuerzas internas de la molécula, señala Cohen, y estas propiedades proporcionan información sobre cómo el ADN interactúa en un entorno biológico.

Abstract: http://www.avssymposium.org/paper.asp?abstractID=228

Fuente: Azonano