Posibles riesgos de las nanopartículas en fuel

Un estudio muestra que las nanoparticles utilizadas como aditivos en los combustibles diésel pueden viajar desde los pulmones al hígado

Los estudios llevados a cabo recientemente en la Universidad Marshall han demostrado que las nanopartículas de óxido de cerio –un aditivo común en los combustibles diésel para aumentar la eficacia de combustible de los motores de los automóviles– pueden viajar desde los pulmones al hígado; y que este proceso está asociado con daños en el hígado.

Los datos del estudio de Eric R. Blough y sus colegas del Centro de Nanosistemas de Diagnóstico de Marshall indican que hay un aumento dependiente de la dosis en la concentración de cerio en el hígado de los animales expuestos a las nanopartículas, que apenas tienen un tamaño de unas 1/40.000 veces el ancho de un cabello humano. Estos aumentos en el cerio se asociaron con ascensos en las enzimas hepáticas en la sangre y pruebas histológicas que coinciden con daños en el hígado. La investigación se publicó en el número del 13 de octubre de la revista de investigación con revisión por pares International Journal of Nanomedicine (con el título “Intratracheal instillation of cerium oxide nanoparticles induces hepatic toxicity in male Sprague-Dawley rats“).

El uso del óxido de cerio como agente abrillantar para espejos de vidrio, tubos de televisores y lentes oftálmicas está muy extendido. Las nanopartículas de óxido de cerio se utilizan en el sector del automóvil para aumentar la eficacia de combustible y reducir las emisiones de partículas. Algunos estudios han descubierto que las nanopartículas de óxido de cerio también pueden ser capaces de actuar como antioxidantes, lo que ha llevado a los investigadores a sugerir que estas partículas podrían ser útiles también para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas y daños en los tejidos causados por radiación.

Fuente: http://www.nanowerk.com/news/newsid=23439.php