Nanocadenas para detectar enfermedades

Un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland ha concebido y desarrollado una nueva tecnología con aplicaciones clínicas y de investigación, incluida la detección temprana de enfermedades.

El Dr. Krassen Dimitrov, del Australian Institute for Bioengineering & Nanotechnology (AIBN, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Queensland, ha desarrollado unos “códigos de barras” fluorescentes llamados nanocadenas (nanostrings), que proporcionan más sensibilidad y precisión que los actuales métodos de detección.
La investigación ha sido publicada en Nature Biotechnology (con el título “Direct multiplexed measurement of gene expression with color-coded probe pairs”).

Según el Dr. Dimitrov, las nanocadenas se enlazan a las moléculas de ARN para realizar un análisis digital de la expresión génica. “Puesto que este sistema puede contabilizar el número exacto de biomoléculas presentes, podemos obtener a tiempo una imagen extremadamente precisa y sensible de la expresión génica en un punto concreto”, señaló Dimitrov.

“Esta información cuantitativa es superior a otros sistemas de expresión génica como los microarrays, que dependen de la medida analógica de la fluorescencia y, por tanto, son menos precisos y tienen un rango limitado.

“La nanocadena es un importante desarrollo tecnológico tanto en entornos clínicos como de investigación. Podremos detectar con mayor precisión las moléculas asociadas a enfermedades concretas, y en el terreno de la investigación podremos identificar nuevas moléculas asociadas a enfermedades y seguir su rastro hasta los genes responsables”.

Según Dimitrov, la tecnología está basada en un proceso no enzimático que reduce las posibilidades de sesgo y es más robusto en varias condiciones diferentes.
El Dr. Dimitrov está trabajando ahora en el siguiente paso, que consistirá en el desarrollo de nuevos nanocódigos de barras que reducirán aún más el coste y la mejora en la sensibilidad y la capacidad de uso. La tecnología ha sido comercializada en Seattle por una compañía fundada por Dimitrov en el 2003.

El AIBN es un instituto de investigación multidisciplinar de la Universidad de Queensland, que combina las habilidades de investigadores de renombre mundial en los campos de la bioingeniería y la nanotecnología para obtener resultados medioambientales y de salud positivos, en administración biomédica, biodispositivos, regeneración de tejidos y terapias celulares.

Fuente: NanoOrg