Método para cultivar nanotubos de cristal

Científicos franceses han descubierto por casualidad un interesante proceso, casi espontáneo, para crear nanotubos de sílice.

El esqueleto vertebral es probablemente el ejemplo más destacable de la eficiencia de los organismos vivos para formar estructuras robustas que combinan materiales minerales y orgánicos, en este caso, fosfato de calcio. Sin embargo, en el entorno submarino, numerosos organismos unicelulares pueden realizar proezas similares utilizando sílice para producir caparazones y espinas con el fin de protegerse, o espículas de fibras que dirigen la luz hacia sus neuronas con tanta eficacia como la mejor fibra óptica. Con una forma y arquitectura compleja, estas estructuras naturales son incluso más asombrosas por el hecho de que se desarrollan de forma espontánea bajo el agua en condiciones moderadas de temperatura y presión, por medio de mecanismos todavía desconocidos. Esto es todo un sueño para los químicos, que a menudo se ven obligados a calentar, exprimir o comprimir materiales en condiciones agresivas para darles forma.

Fuente: NanoTech Now

Relacionado:
Redes complejas de nanotubos
Nuevo sistema de nanotubos para pantallas plasmas