Las nanopartículas magnéticas conducen a una nueva clase de compuestos

¿Cómo hacer un material que sea al mismo tiempo resistente, flexible y ligero? Durante mucho tiempo, la respuesta ha estado en compuestos avanzados que combinan plásticos, metales y cerámicas para conseguir las mejores características de cada uno de ellos.
Pero lograr un equilibrio entre las cualidades de resistencia, flexibilidad y ligereza de estos materiales no es fácil y, a menudo, requiere ser capaz de manipular los diversos materiales para lograr la orientación perfecta entre sí.
Ahora, investigadores del ETH-Zürich han desarrollado un proceso que les proporciona un control mucho mayor sobre esa orientación de lo que se había logrado hasta el momento. El resultado es una clase totalmente nueva de compuesto que imita la exacta distribución en capas observada en las conchas de caracola de la naturaleza.

La idea era sencilla. ¿Por qué no conseguir que los materiales se muevan a dónde queremos que vayan utilizando una fuerza magnética? No obstante, el problema más evidente es que no todos los materiales utilizados en los compuestos son magnéticos.

Los investigadores, que publicaron su trabajo en el número del 13 de enero de la revista Science, en un artículo titulado “Composites Reinforced in Three Dimensions by Using Low Magnetic Fields”, vencieron este obstáculo añadiendo una pequeña cantidad de nanopartículas magnéticas a los materiales no magnéticos.

Fuente: IEEE