Implantes de silicona que generan electricidad

Implantes de silicona que generan electricidad podrían impulsar los dispositivos electrónicos

Los materiales capaces de producir electricidad son el centro de la investigación de los piezoeléctricos y la visión de máquinas y dispositivos que se autoabastecen. Los investigadores de nanotecnología todavía buscan desarrollar dispositivos nanopiezotrónicos con el potencial de convertir en electricidad la energía mecánica biológica, la energía de vibración ultrasónica/acústica y la energía hidráulica de biofluidos, demostrando una nueva vía para el autoabastecimiento de nanosistemas y nanodispositivos inalámbricos.

Los investigadores han demostrado ahora que las cerámicas piezoeléctricas de alto rendimiento se pueden transformar mediante un proceso escalable en caucho o plástico, haciéndolas flexibles sin sacrificar la eficacia de conversión de energía.

“La motivación de nuestro trabajo era, principalmente, encontrar una fuente fiable de energía para dispositivos médicos y electrónicos portátiles”, señaló para Nanowerk Michael McAlpine, profesor ayudante de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad de Princeton. “En comparación con otros componentes electrónicos como la memoria, la CPU o los discos duros, la fuente de alimentación o batería ha sido el que ha tenido el desarrollo más lento cuando hablamos de la informática móvil. Por otra parte, el cuerpo humano es una fuente ideal de energía, si podemos aprovechar nuestros movimientos corporales, como caminar, teclear con los dedos o respirar. Esto sería especialmente conveniente para dispositivos médicos implantables como los marcapasos, ya que ahora es necesario recurrir a la cirugía para sustituir las baterías agotadas. Si pudiéramos recargar estas baterías con energía obtenida directamente del movimiento continuo de los pulmones, se podría mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes”.

Lo que McAlpine y su equipo han fabricado son, en esencia, películas biocompatibles de goma que generan energía. Combinando con éxito la flexibilidad y la biocompatibilidad de la silicona con nanocintas de cerámicas piezoeléctricas (PZT) inorgánicas de alto rendimiento, los investigadores han creado una piezo “goma” implantable, que podría aprovechar los movimientos naturales del cuerpo, tales como respirar y caminar para abastecer de energía a los marcapasos, teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos.

La goma de silicona, aprobada por la FDA, es ligera y biocompatible, y ya se utiliza para implantes cosméticos y dispositivos médicos.

Fuente: Nanowerk