Graphenea, una pequeña empresa española líder en tecnología del grafeno

Graphenea y Avanzare son dos empresas españolas que constituyen un magnífico ejemplo de posicionamiento en sectores estratégicos de futuro, en este caso, nanotecnología-nuevos materiales y más específicamente grafeno.

También es un caso de buena práctica europea en el intento de no dejarse alcanzar por la competencia desde Asia y los Estados Unidos.

Graphenea y esta vertiente de la política europea han sido destacadas en un reciente artículo del Financial Times del que ofrecemos una versión resumida.



Graphenea una empresa de San Sebastián, líder

San Sebastián, famoso por el surf y por sus pintxos, es también el hogar de Graphenea, una pequeña

empresa tecnológica española que se encuentra en el medio de la carrera mundial para llevar el

grafeno -el llamado “material maravilla”- del laboratorio a la planta de fabricación.

La empresa, creada en 2010, es uno de los principales productores europeos de grafeno, un material

que promete una amplia gama de aplicaciones, desde ordenadores ultrarrápidos y teléfonos móviles

plegables, a alas de aviones superresistentes.

El material, una capa de carbono de un solo átomo de espesor, es más fuerte que el diamante, pero

se estira como la goma y conduce la electricidad mejor que el cobre.

La lucha mundial por liderar la tecnología del grafeno

Sin embargo, si bien la investigación del grafeno se inició en el Reino Unido hace casi 10 años

-cuando fue aislado en la Universidad de Manchester, por los científicos de origen ruso Andre

Geim y Kostya Novoselov, galardonados con el premio Nobel en 2010-, se ha extendido la

preocupación de que tanto el país como el resto de Europa, no han logrado capitalizar su temprano

descubrimiento científico. 

En 2012, había 7.351 patentes y solicitudes de patentes relacionadas con el grafeno. China

hizo 2.200 de las solicitudes, superando tanto a los EE.UU. como a Europa, según las cifras de

CambridgeIP.

Esta disparidad entre la producción de investigación académica y la comercialización recibe el

nombre de “paradoja europea”.

La reacción y apuesta europea para liderar el Grapheno: dos empresas españolas

El continente es bueno en la producción de investigación científica

de vanguardia, pero no es tan bueno a la hora de convertirla en productos comercializables.

No obstante, hay signos que indican que Europa podría reclamar el liderato.

En 2013, la U.E. puso

en marcha un programa de investigación de 1.000 millones de euros con el objetivo de encontrar

formas de comercializar el grafeno.

Graphenea, la empresa con sede en San Sebastián, será probablemente una de las principales

beneficiarias de este empuje de inversión a 10 años. Graphenea forma parte de un grupo de

pequeñas empresas que fabrican grafeno, principalmente para la investigación y el desarrollo.

Otras compañías europeas son su rival española Avanzare y la empresa filial de la Universidad de

Durham, denominada Applied Graphene Materials. “Europa está muy bien posicionada para liderar

este sector emergente”, comenta Jesús de la Fuente, presidente ejecutivo de Graphenea.

 La compañía, que emplea a 11 personas y exporta materiales de grafeno a 40 países, suministra

sus productos a multinacionales como Nokia y Philips.

Graphenea forma parte de un conjunto

cada vez mayor de empresas de nanotecnología que tienen su sede en el centro de investigación en

nanotecnología, CIC nanoGune, de San Sebastián.

El gobierno británico también está decidido a proteger la participación de su país en el campo

del grafeno, para lo cual planea abrir en Manchester, el año que viene, un Instituto Nacional del

Grafeno que costará 61 millones de libras.

 Fuente afirma que la inversión en investigación y desarrollo es “crucial” para el futuro éxito

empresarial de Europa. “El grafeno es un nuevo material, mercado y tecnología. Todavía queda

un largo camino hasta que haya una amplia adopción de los materiales de grafeno y tenemos que

centrarnos en la competitividad a largo plazo”, dice.

 Aunque algunas aplicaciones nicho -como las raquetas de tenis reforzadas con grafeno- ya

están disponibles y otras -como las pantallas flexibles-, no están muy lejos, es probable que las

aplicaciones realmente importantes en el campo de la electrónica no estén listas hasta la década de

2020.

 Andrea Ferrari, profesor de nanotecnología y director del Cambridge Graphene Centre, dice que

Europa ya lidera el camino en la ciencia del grafeno. “Puede que en lo que respecta a la aplicación

final Europa no sea líder, de momento”, dice. “Pero esta inversión que estamos haciendo ahora es

para asegurarnos de que las aplicaciones del grafeno se establecen realmente en Europa”.

 Fuente: http://www.ft.com/cms/s/2/6e58161e-c640-11e3-ba0e-

00144feabdc0.html#axzz32RDPOu2c