Estudios para trabajar en Nanotecnología

Qué hay que estudiar para trabajar en el sector de la Nanotecnología?

La semana pasada en un artículo para Nanowerk, el gran experto en Nanotecnología Eric Drexler ofreció unos consejos muy interesantes para aquellos estudiantes que desean elegir sus estudios universitarios con el objetivo de luego poder trabajar en el sector de la Nanotecnología. Hemos traducido un resumen de sus consejos para nuestros lectores.

La “nanotecnología” se refiere a una gama notablemente amplia de áreas de la ciencia y la tecnología y los progresos que vayan surgiendo durante la carrera del estudiante abrirán nuevas áreas, algunas de ellas que todavía ni imaginamos. Las elecciones dentro de este complejo y cambiante campo deberían reflejar las áreas de interés y las habilidades del estudiante, su formación actual, su nivel de ambición y su voluntad de aceptar riesgos; hay cierto equilibrio entre encabezar nuevas orientaciones y buscar una carrera segura. A continuación, se intenta
dar una respuesta útil que tenga en cuenta estas incógnitas.

Aprender los fundamentos y no sólo los de la ciencia. El requisito más básico para la competencia en cualquier tecnología física es un conocimiento amplio y sólido de las ciencias físicas subyacentes. Las matemáticas son la base de esta base y la física básica es la siguiente capa. La mecánica clásica y el electromagnetismo son de importancia universal, y las preocupaciones de la nanotecnología elevan la importancia de la termodinámica, la mecánica estadística y la mecánica cuántica molecular.

Una competencia flexible en nanotecnología también exige una buena comprensión de la química y la síntesis química, de la función y la estructura biomolecular, de las fuerzas intermoleculares y de los sólidos y las superficies. Hoy en día, la nanotecnología es un área de la ingeniería con una elevada carga científica, en gran parte porque el problema de diseñar una nanoestructura se ve, a menudo, eclipsado por el problema de encontrar, mediante un experimento, una forma de hacerlo. Esto tiene implicaciones para la elección de un curso de estudio.

Ingeniería y avances en nanotecnología. Una medida del progreso de la nanotecnología es el crecimiento de la gama de sistemas físicos que se pueden diseñar y depurar, sin una amplia experimentación. Las herramientas computacionales se encuentran en una categoría propia, un área de tecnología inmaterial que se aplica a todas las áreas de la tecnología material. Es importante entender las capacidades y limitaciones de estas herramientas y su ampliación constituye una contribución estratégica para el progreso. Las herramientas computacionales son a menudo la clave para transformar procesos reproducibles y estructuras estables en operaciones fiables y bloques de construcción para la ingeniería. Hoy en día, unas mejores herramientas de diseño son la clave para liberar el enorme potencial de la foldámeros y el autoensamblaje como base para la implementación de nanosistemas complejos.

La competencia en ingeniería –y la comprensión de cómo la ciencia puede apoyarla– requiere un estudio de los principios de diseño y experiencia en la resolución de problemas de diseño. Puesto que la nanotecnología se basa en las innovaciones de los equipos a macroescala y microescala, la educación en ingeniería tiene una importancia considerable e inmediata. El desarrollo de la ingeniería de nanosistemas abrirá oportunidades cada vez mayores a los investigadores con una formación que cuente tanto con los conocimientos científicos necesarios para comprender las nuevas nanotecnologías como las habilidades de resolución de problemas necesarias para su explotación.

La dirección general de la nanotecnología conduce hacia una mayor precisión en el nivel de los componentes a nanoescala, dando lugar a productos de tamaño y complejidad cada vez mayores, implementados en una creciente gama de materiales. La precisión atómica a nivel molecular tiene amplias aplicaciones en la nanotecnología hoy en día, y ya ofrece componentes con la máxima precisión en la escala de longitud más pequeña posible. El camino hacia adelante se centrará cada vez más en la ampliación de estas tecnologías de precisión atómica hacia una mayor escala, complejidad y calidad de los materiales.

Selección de temas y cómo estudiarlos. Tanto en la ciencia como en la ingeniería, una buena metodología para la selección del curso de estudio ideal sería consultar un catálogo de cursos y fijarse en qué clases aparecen en las listas de requisitos previos para las clases avanzadas en las áreas relevantes de la ciencia y la ingeniería. Esto indica las áreas de las que es importante estudiar y dominar su contenido. Un estudiante debería elegir temas que requieran un aprendizaje más profundo y orientado; los científicos e ingenieros con conocimientos más amplios tendrán más oportunidades y se encontrarán con menos problemas imprevistos.

Selección de las instituciones. En primer lugar, considerar sus objetivos y, a continuación, buscar las instituciones y personas que puedan ayudar a alcanzarlos. En particular, las universidades deberían ofrecer un programa de grado que coincida con lo necesario o bien proporcionar la flexibilidad necesaria para hacerse uno. En los estudios de grado, la amplitud general, la orientación y la calidad de una escuela es más importante que cualquier programa orientado que es probable que tengan. La participación temprana en la investigación de casi cualquier tipo tiene un valor especial: puede proporcionar tipos de conocimiento que no se pueden aprender de los libros, o incluso de las clases de laboratorio. Prestar especial atención a la investigación que estudia las estructuras de precisión atómica de considerable tamaño y complejidad. Si esa investigación tiene un componente de ingeniería –diseño y fabricación de cosas– tanto mejor.

Fuente: Nanowerk


Añadir Comentario