Detonaciones de nanopartículas para quemar las placas vasculares

Una técnica biofotónica adaptada de la oncología para “quemar” tejidos con precisión se podría llegar a utilizar algún día para tratar la placa aterosclerótica.

Un grupo de investigadores de Rusia y los Países Bajos está desarrollando unas técnicas para llevar nanopartículas de oro y sílice, de 80nm de radio, a las placas ateroscleróticas coronarias. Cuando se exponen a un láser del infrarrojo cercano, las partículas “detonan” y producen un calor de 50-150°C, mientras que el tejido colindante se mantiene por debajo de los 40°C.

“Nuestra piel es transparente para la luz infrarroja, lo que significa que podemos centrarnos en un punto estrecho y, cuando esta radiación llega a las nanopartículas, se produce como una detonación”, señaló el Dr. Alexandr Kharlamov (Academia Estatal de Medicina de los Urales, Ekaterimburgo, Rusia).

Además de destruir la placa, las partículas que arden pueden originar también burbujas de vapor en el citoplasma de las células y llevar a ebullición el fluido que se encuentra en los espacios intracelulares o producir ondas acústicas que podrían causar inflamación en la pared de los vasos. Este daño puede promover una valiosa cicatrización de las paredes de los vasos, pero habrá que perfeccionar la técnica para garantizar que el daño no origina demasiada inflamación o una trombosis, quizás acompañando las nanopartículas con alguna combinación de medicamentos antiinflamatorios o antitrombóticos.
Fuente: Heartwall


Añadir Comentario