Detectores infrarrojos con nanotubos de carbono

Los investigadores mejoran los detectores infrarrojos utilizando nanotubos de carbono de pared simple

Tanto si se utilizan en telescopios como en comunicaciones optoelectrónicas, los detectores de infrarrojos tienen que ser refrigerados continuamente para evitar que se recalienten por la radiación térmica liberada. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Pekín, la Academia China de las Ciencias y la Universidad de Duke (en los EE.UU.) está aprovechando las notables propiedades de los nanotubos de carbono de pared simple (SWNT) para crear detectores fotovoltaicos de infrarrojos de alta sensibilidad que no necesitan refrigeración.

Este nuevo tipo de detector, que el equipo describe en un artículo publicado en la revista de acceso libre Optical Materials Express, de la Optical Society (OSA),puede ser útil para fines industriales, de fabricación militar, comunicaciones ópticas y aplicaciones científicas. El detector fotovoltaico de infrarrojos del equipo está formado por matrices de SWNT alineados sobre un substrato de silicio. Las matrices de nanotubos se colocan, a continuación, entre contactos asimétricos de paladio y escandio. Estos dos metales tienen unas propiedades que colectivamente crean lo que se conoce como un contacto óhmico, una región en un dispositivo semiconductor que tiene una resistencia eléctrica muy baja, lo que ayuda a que el detector funcione de forma más eficiente.

Fuente: http://www.osa.org/About_Osa/Newsroom/News_Releases/Releases/05.2012/Sensing-the-Infrared.aspx