Avanzando hacia adelante

El principal interés de este blog ha sido la música clásica española. Cuando empezamos el mayo pasado 2005, dijimos que no excluiríamos la música de otras naciones. En una visita reciente a la oficina de euroresidentes, decidimos ampliar el campo para incluir la música clásica mas corriente. Será una mezcla de información y experiencias y gustos personales, y espero que los que lo lean añaden sus impresiones y opiniones. Echaré de menos el enfoque español y volveré al tema de vez en cuando, pero por ahora el campo está abierto.

Intentando aproximarme a una definición de “Música clásica” en el primer blog, comenté que era un tipo de música con un propósito más serio que un mero pasatiempo, que había demostrado ser aceptable durante un periodo de tiempo y que tenía una forma reconocible. N.G.D.M surgiere que la música tiene antecedentes literarios, citando a Aristotle quien dijo que una tragedia era la imitación de una acción que es entero y completo por sí sola. También hay una ecuación orgánica. Schoenberg, escribió una vez que una pieza de música consiste en elementos que funcionan como un organismo vivo. En tercer lugar, la forma musical tiene el efecto de un discurso, incluso la estructura de una lengua donde el compositor, dentro del marco, crea una conversación. Así que unificado, orgánico y dialogante son, en mi opinión, características de la música clásica.

Existen unos términos técnicos para describir las formas más comunes y usadas de la música. El diccionario de Oxford identifica seis, de los cuales la sonata es la mas usada; la creación de una estructura a través del contraste de distintos tonos y temas. La primera afirmación de un movimiento se puede repetir y desarrollar, luego se anuncia un segundo tema contrarrestando el primero. Tras muchas variaciones el primer tema puede volver para concluir el movimiento. No soy ningún experto en estos asuntos, pero se puede “ver” además de escuchar este dialogo al ver tocar un cuarteto – cada músico observa los ojos de los otros mientras juntos recrean la música.

La forma supone la base de la música europea del siglo XIX y XVIII – emergiendo en su pureza con Hadyn, desarrollado mágicamente por Mozart y manejado casi brutalmente por Beethoven, a quien conoceremos en el próximo blog.

BR

Añadir Comentario