Sueños | Interpretación de los sueños| Freud y la Interpretación de los sueños

Significado de los sueños y Sigmund Freud

Chapter I: The Scientific Literature Dealing with the Problems of Dreams

CAPÍTULO UNO:
LA LITERATURA CIENTÍFICA De Sueño-problemas
(HASTA 1900)


En las páginas siguientes demostraré que hay una técnica psicologica que los permitir interpretar sueños, y que en el uso de esta técnica cada sueño revelará sí mismo como estructura psicologica, llena de significación, y una que se pueda asignar a un lugar específico en las actividades psíquicas del estado el despertar. Además, me esforzaré para aclarar los procesos que son la base del strangeness y de la oscuridad de sueños, y para deducir de estos procesos la naturaleza de las fuerzas psíquicas que conflicto o cooperación es responsable de nuestros sueños. Esto hecha, mi investigación terminará, pues habrá alcanzado el punto donde el problema del sueño se combina en problemas más comprensivos, y solucionar éstos debemos tener recurso al material de una diversa clase.

  • Sigmund Freud

Comenzaré dando una cuenta corta de las opiniones escritores anteriores en este tema, y del estado del sueño-problema en ciencia contemporánea; puesto que en el curso de este tratado no tendré a menudo ocasión para referir a cualquiera. A pesar de millares de años del esfuerzo, poco progreso se ha hecho en la comprensión científica de sueños. Este hecho ha sido reconocido tan universal por los escritores anteriores en el tema que se parece apenas necesario cotizar opiniones individuales. El lector encontrará, en los trabajos enumerados en el final de este trabajo, de muchas observaciones que estimulan, y del un montón de material interesante referentes a nuestro tema, pero de poco o nada que se refiere a la naturaleza verdadera del sueño, o que soluciona definitivamente cualesquiera de sus enigmas. El laico educado, por supuesto, sabe incluso menos de la materia.

El concepto del sueño que fue llevado a cabo en edades prehistóricas por la gente primitiva, y la influencia que pudo haber ejercido en la formación de sus conceptos del universo, y del alma, es un tema de tal gran interés que está solamente con la repugnancia de que me refreno de ocuparse de él en estas páginas. Referiré a lector a los trabajos bien conocidos de sir Juan Lubbock (señor Avebury), Herberto Spencer, E. B. Tylor, y otros escritores; Agregaré solamente que no realizaremos la importancia de estos problemas y especulaciones hasta que hemos terminado la tarea de la interpretación ideal que miente antes de nosotros.

Una reminiscencia del concepto del sueño que fue llevado a cabo en épocas primitivas se parece ser la base de la evaluación del sueño que era actual entre la gente de la antigüedad clásica. * Ella la tomó para concedido que los sueños fueron relacionados con el mundo de los seres supernatural en los cuales ella creyó, y que ella trajo inspiraciones de los dioses y de los demonios. Por otra parte, aparecía a ella que los sueños deben responder a un propósito especial por lo que se refiere al soñador; eso, en general, predijeron el futuro. Las variaciones extraordinarias en el contenido de sueños, y en las impresiones que produjeron en el soñador, hechas le, por supuesto, muy difícil de formular un concepto coherente de ellas, y diferenciaciones y grupo-formaciones mul'tiples hechas necesario, según su valor y confiabilidad. La valuación de sueños de los filósofos individuales de la antigüedad dependió naturalmente de la importancia que ella fue preparada para atribuir al manticism en general.

* Las observaciones siguientes se basan en el ensayo cuidadoso de Buchsenschutz, und Traumdeutung im Altertum (Berlín 1868) de Traum.

En los dos trabajos de Aristotle en los cuales hay mención de sueños, se miran ya como constituir un problema de la psicología. Nos dicen que el sueño dios-no esta' enviado, eso que no está de origen divino sino demonic. Para la naturaleza es realmente demonic, no divino; es decir, el sueño no es una revelación supernatural, sino está conforme a los leyes del alcohol humano, que tiene, por supuesto, un parentesco con el divino. El sueño se define como la actividad psíquica del durmiente, ya que él está dormido. Aristotle fue conocido de algunas de las características de la sueño-vida; por ejemplo, él sabía que un sueño convierte las sensaciones leves percibidas en sueño en las sensaciones intensas ("uno se imagina que una está caminando a través del fuego, y se siente caliente, si esto o que la parte del cuerpo hace solamente absolutamente levemente caliente"), que lo condujeron a concluir que los sueños pudieron traicionar fácilmente al médico las primeras indicaciones de un cambio físico incipiente que escapó la observación durante el día. *

* La relación entre los sueños y la enfermedad es discutida por Hippocrates en un capítulo de su trabajo famoso.

Como se ha dicho, esos escritores de la antigüedad que precedieron Aristotle no miraron el sueño como producto del psyche el soñar, sino como una inspiración del origen divino, y en épocas antiguas que las dos tendencias de oposición que encontraremos a través de las edades por lo que se refiere a la evaluación de la vida ideal eran ya perceptibles. Los ancients distinguieron entre los sueños verdaderos y valiosos que fueron enviados al soñador como advertencias, o prever los acontecimientos futuros, y los sueños inútiles, fraudulentos, y vacíos que objeto era engañarlo o conducirlo a la destrucción.

Gruppe * habla de tal clasificación de sueños, citando Macrobius y Artemidorus: los "sueños fueron divididos en dos clases; la primera clase fue creída para ser influenciada solamente por el presente (o el pasado), y era poco importante por lo que se refiere al futuro; incluyó el enuknia (insomnio), que reproducen directamente una idea dada o su contrario; e.g., hambre o su satiation; y el phantasmata, que elaboran la idea dada phantastically, como e.g. la pesadilla, ephialtes. La segunda clase de sueños, por otra parte, era determinativa del futuro. A esto perteneció:

1. Prophecies directos recibidos en el sueño (chrematismos, oraculum);
2. la previsión de un acontecimiento futuro (orama, visio);
3. el sueño simbólico, que requiere la interpretación (oneiros, el somnium.)

Esta teoría sobrevivió por muchos siglos."

* Und Religionsgeschichte, p. 390 de Griechische Mythologie.

Fue conectado con estas valoraciones que variaban del sueño el problema de la "sueño-interpretacio'n." Se esperaba que los sueños en general rindieran soluciones importantes, pero no cada sueño era entendido inmediatamente, y era imposible ser seguro que cierto sueño incomprensible realmente no previo algo de importancia, de modo que un esfuerzo fuera hecho de substituir el contenido incomprensible del sueño por algo que debe ser inmediatamente comprensible y significativo. En una antigüedad más última Artemidorus de Daldis fue mirado como la autoridad más grande en la sueño-interpretacio'n. Sus trabajos comprensivos deben servir para compensarnos para los trabajos perdidos de una naturaleza similar.

* El concepto pre-cienti'fico del sueño que obtuvo entre los ancients consistía, por supuesto, en guardar perfecto con su concepto general del universo, que estuvo acostumbrado al proyecto como realidad externa el que poseyó realidad solamente en la vida del psyche. Además, consideró la impresión principal hecha sobre la vida el despertar por la memoria de la mañana del sueño; para en esta memoria el sueño, con respecto al resto del contenido psíquico, se parece ser algo extranjero, viniendo, como era, de otro mundo. Sería un error para suponer que la teoría del origen supernatural de sueños carece los seguidores incluso en nuestras propias épocas; para absolutamente aparte de los escritores pietistic y mystical que se aferran, mientras que se justifican perfectamente en hacer, a los remanente del una vez que el reino predominante del supernatural hasta que estos remanente han sido barridos lejos por la explicación científica nosotros encuentre no infrecuentemente que las personas absolutamente inteligentes, que en otros respectos son contrarias cualquier cosa de una naturaleza romántica, vaya en cuanto a basar su creencia religiosa en la existencia y la cooperación de energías espirituales sobrehumanas en la naturaleza inexplicable de los fenómenos de los sueños (Haffner). La validez atribuida a la sueño-vida por ciertas escuelas de la filosofía por ejemplo, por la escuela de Schelling- es una reminiscencia distinta del undisputed creencia en el divinity de los sueños que prevalecieron en antigüedad; y para algunos pensadores la energía mantic o profética de sueños sigue siendo un tema del discusión. Esto es debido al hecho de que las explicaciones procuradas por la psicología son demasiado inadecuadas hacer frente al material acumulado, no obstante el pensador científico puede sentirse fuertemente que tales doctrinas supersticiosas deben ser negadas.

* Para la historia más última de la sueño-interpretacio'n en centro las edades consultan Diepgen, y las investigaciones especiales de M. Forster, Gotthard, y otros. La interpretación de sueños entre los judíos ha sido estudiada por Amoli, Amram, y Lowinger, y recientemente, referente al punto de vista analítico psycho-, por Lauer. Los detalles de los métodos árabes de interpretación ideal son equipados por Drexl, F. Schwarz, y el misionario Tfinkdji. La interpretación de sueños entre el japonés ha sido investigada por Miura e Iwaya, entre el chino por Secker, y entre los indios por Negelein.

Escribir fuertemente la historia de nuestro conocimiento científico del problema ideal es extremadamente difícil, porque, el objeto de valor aunque este conocimiento puede estar en ciertos respectos, ningún progreso verdadero en una dirección definida es hasta ahora perceptible. No se ha establecido ninguna fundación verdadera de los resultados verificados hasta ahora en los cuales los investigadores futuros pudieron continuar construyendo. Cada nuevo autor acerca a los mismos problemas de nuevo, y muy de comenzar. Si enumerara a tales autores en la orden cronológica, dando un examen de las opiniones que cada uno ha llevado a cabo referente a los problemas del sueño, debo no poder absolutamente dibujar un cuadro claro y completo del estado actual de nuestro conocimiento en el tema. Por lo tanto he preferido basar mi método de tratamiento en temas más bien que en autores, y en procurar la solución de cada problema del sueño citaré el material encontrado en la literatura del tema.

Pero como no he tenido éxito en dominar el conjunto de esta literatura para él se dispersa extensamente, y se entreteje con la literatura de otros temas que debo pedir que mis lectores reclinen el contenido con mi examen mientras que está parado, a condición de que no se ha pasado por alto ningún hecho fundamental o punto de vista importante.

Hasta hace poco tiempo la mayoría de los autores han estado inclinados ocuparse de los temas del sueño y de los sueños en la conjunción, y junto con éstos se han ocupado comúnmente de condiciones análogas de una naturaleza psycho-patolo'gica, y de otros fenómenos dream-like, tales como alucinaciones, visiones, etc. En trabajos recientes, por otra parte, ha habido una tendencia a guardar más de cerca al tema, y a considerar, como tema especial, los problemas separados de la sueño-vida. En este cambio debo tener gusto de percibir una expresión de la convicción cada vez mayor que la aclaración y el acuerdo en tales materias obscuras se pueden lograr solamente por una serie de investigaciones detalladas. Una investigación tan detallada, y una de una naturaleza psicologica especial, se expone en estas páginas. He tenido poca ocasión para referirse al problema del sueño, como esto es esencialmente un problema fisiológico, aunque los cambios en la determinación funcional del aparato psíquico se deben incluir en una descripción del estado el dormir. La literatura del sueño por lo tanto no será considerada aquí.

A scientific interest in the phenomena of dreams as such leads us to propound the following problems, which to a certain extent, interdependent, merge into one another.

. La relación del sueño al estado el despertar el juicio ingenuo del soñador en despertar asume que el ideal incluso si no viene de otro mundo tiene en todos los acontecimientos transportados el soñador en otro mundo. El viejo fisiólogo, Burdach, a el cual somos endeudados para una descripción cuidadosa y discriminatoria de los fenómenos de sueños, expresó esta convicción en un paso con frecuencia cotizado (p. 474): "la vida el despertar, con sus ensayos y alegrías, los sus placeres y los dolores, nunca se repite; en el contrario, el sueño tiene como objetivo el relevar de nosotros de éstos. Incluso cuando nuestra mente entera se llena de un tema, cuando nuestros corazones son alquiler por pena amarga, o cuando una cierta tarea ha estado gravando nuestra capacidad mental al máximo, el sueño o nos da algo enteramente extranjero, o selecciona para sus combinaciones solamente algunos elementos de la realidad; o entra simplemente en la llave de nuestro humor, y simboliza realidad." J. H. Fichte (I. 541) habla en exacto el mismo sentido de sueños suplementarios, llamándolos uno del secreto, ventajas self-healing del psyche. L. Strumpell se expresa al mismo efecto en su der Traume, un estudio de Entstehung del und de Natur que se lleve a cabo merecidamente en alta estima. "él que sueña vueltas el suyo detrás sobre el mundo de despertar el sentido" (p. 16); "en el sueño la memoria del contenido ordenado de despertar el sentido y su comportamiento normal se pierde casi enteramente" (p. 17); "el casi completo y unencumbered el aislamiento del psyche en el sueño del contenido y del curso normales regulares del estado el despertar..." (p. 19). Con todo la mayoría abrumadora de escritores en el tema ha adoptado la vista contraria de la relación del sueño a despertar vida. Así Haffner (p. 19): "para comenzar con, el sueño continúa la vida el despertar. Nuestros sueños se conectan siempre con las ideas tales como poco antes han estado presente en nuestro sentido. La examinación cuidadosa detectará casi siempre un hilo de rosca por el cual el sueño se ha ligado a las experiencias del día anterior." Weygandt (el p. 6) contradice plano la declaración de Burdach. "para él puede ser observado a menudo, al parecer de hecho en la gran mayoría de sueños, que nos conducen directamente nuevamente dentro de vida diaria, en vez de lanzarnos de él." Maury (p. 56) expresa la misma idea en un fórmula sucinto: "avons nous vu, dit, deseo, fait del que de Nous revons de ce del ou." * Jessen, en su Psychologie, publicó en 1855 (p. 530), es algo más explícito: "el contenido de sueños siempre es determinado más o menos por la personalidad, la edad, el sexo, la estación en vida, la educación y hábitos, y por los acontecimientos y las experiencias del conjunto más allá de la vida del individuo." * Soñamos con lo que hemos visto, hemos dicho, hemos deseado, o hemos hecho. El filósofo, I. G. E. Maas, adopta la actitud más inequívoca por lo que se refiere a esta pregunta (dado Leidenschaften, 1805 de Uber): la "experiencia corrobora nuestra aserción que soñamos lo más con frecuencia posible con esas cosas hacia las cuales se dirijan nuestras pasiones más calientes. Esto nos demuestra que nuestras pasiones deben influenciar la generación de nuestros sueños. Los sueños ambiciosos del hombre de los laureles que él ha ganado (quizás solamente en la imaginación), o tienen todavía ganar, mientras que el amante se ocupa, en sus sueños, con el objeto de sus esperanzas más queridas.... Todos los deseos y loathings sensual que el slumber en el corazón, si son estimulados por cualquier causa, puede combinar con otras ideas y dar lugar a un sueño; o estas ideas pueden mezclar en un sueño ya existente." * * Comunicado por Winterstein a la piel Psychoanalyse de Zentralblatt. Los ancients entretuvieron la misma idea referente a la dependencia del sueño-contenido el vida. Cotizaré Radestock (p. 139): "cuando Xerxes, antes de su expedición contra Grecia, fue disuadido de su resolución por los buenos consejos, pero incitado repetidas veces por sueños para emprenderla, uno del vieja, los sueño-interpretes racionales de los persas, Artabanus, le dijo, y muy apropiadamente, que las sueño-ima'genes para la mayor parte contengan el en las cuales uno ha estado pensando en el estado el despertar." En el poema didáctico de Lucretius, en la naturaleza de cosas (IV. 962), ocurre este paso: "et adhaeret del devinctus del estudio del fere del quisque del quo, quibus del aut en atque ante del morati del sumus del multum del rebus en mens de los magis del contenta del fuit del ratione del ea, en obire del videmur del plerumque del eadem de los somnis; leges del agere et del componere de los causas del causidici, obire,"... etc. del proelia de la CA del pugnare de los induperatores, etc. * Cicero (De Divinatione, II. LXVII) dice, en una tensión similar, al igual que también Maury muchos siglos más adelante: "reliquiae ' moventur de Maximeque ' del earum del rerum en los animis et el agitantur, egimus del aut del cogitavimus del aut de los vigilantes de de quibus." * (2) * y lo que sea la búsqueda en la cual una se aferra con la dedicación, lo que las cosas en las cuales nos han ocupado mucho en el pasado, la mente que es así más intento sobre esa búsqueda, él es generalmente las mismas cosas que nos parecemos encontrar en sueños; pleaders para abogar por su causa y para compaginar los leyes, generales para afirmar y para contratar batalla. * (2) y especialmente el "remanente" de nuestros pensamientos y hechos movimiento el despertar y revuelve dentro del alma. La contradicción entre estas dos opiniónes referentes a la relación entre la vida ideal y la vida el despertar se parece de hecho insoluble. Aquí podemos citar provechosamente la opinión de F. W. Hildebrandt (1875), que sostuvo eso en el conjunto que las particularidades del sueño se pueden describir solamente como "serie de contrastes que asciendan al parecer a las contradicciones" (p. 8). "el primer de estos contrastes es formado por el aislamiento o el seclusion terminante del sueño a partir de la vida verdadera y real en la una mano, y por otra parte por la usurpación continua de la que esta' sobre el otro, y la dependencia constante de el que esta' sobre el otro. El sueño es algo divorciado absolutamente de la realidad experimentada durante el estado el despertar; uno puede llamarlo que una existencia selló hermético para arriba y aislado a partir de vida verdadera por un chasm unbridgeable. Nos libera de realidad, borra fuera del recuerdo normal de la realidad, y nos fija en otro mundo y una vida totalmente diversa, que no tiene fundamental nada en campo común con vida verdadera...." Hildebrandt entonces afirma eso en caer dormido el nuestro estar entero, con sus formas de existencia, desaparece "como con un trapdoor invisible." En su ideal quizás está haciendo un viaje a St. Helena para ofrecer a Napoleon encarcelado una vendimia exquisita de Mosela. Uno lo más afablemente posible es recibido por el ex-emperador, y uno se siente casi apesadumbrado cuando, al despertar, se destruye la ilusión interesante. Pero déjenos ahora comparan la situación que existe en el sueño con la realidad real. El soñador nunca ha sido vino-comerciante, y no tiene ningún deseo de hacer uno. Él nunca ha hecho un mar-viaje, y St. Helena es el lugar pasado en el mundo que él elegiría como la destinación de tal viaje. El soñador no siente ninguna condolencia para Napoleon, sino en el contrario una aversión patriótica fuerte. Y pasado, el soñador no estaba todavía entre la vida cuando Napoleon murió en la isla de St. Helena; de modo que estuviera más allá de los reinos de la posibilidad que él debe haber tenido cualquier relación personal con Napoleon. La experiencia ideal aparece así como algo enteramente extranjero, interpolado entre dos relacionados mutuamente y períodos del tiempo sucesivos. "sin embargo," continúa Hildebrandt, "el contrario evidente es justo como verdad y correcto. Creo que de lado a lado con este seclusion y aislamiento allí puede inmóvil existir la interrelación más íntima. Podemos por lo tanto justo decir: Lo que el sueño puede ofrecernos, deriva su material de realidad, y a partir de la vida psíquica centrada sobre esta realidad. No obstante es extraordinario el sueño puede parecerse, puede nunca separarse del mundo verdadero, y sus la mayoría sublima tan bien como sus construcciones más ridículas debe pedir prestado siempre su material elemental cualquiera de el que nuestros ojos tengan beheld en el mundo externo, o de el que ha encontrado ya un lugar en alguna parte en nuestros pensamientos el despertar; es decir debe ser tomado de el que hemos experimentado ya, u objetivo o subjetivo."

Lecturas relacionadas con el Significado de los Sueños (Freud)

DICCIONARIO:

Pinche en la letra por la que empieza su sueño
A B C D E F G H I J K L
LL M N O P Q R S T U V Z
Búsqueda personalizada

App Mis Sueños

Descarga esta aplicación para Iphone / Ipad

Mis Sueños. Descubre el significado de tus sueños

buscador suenos

¿Ha tenido un sueño reciente que quiere interpretar? O un sueño que se repite muchas veces y le interesa conocer su significado?

Pincha aquí y averigua el significado de tus sueños

Horóscopo mensualSueñosLeer la mano
TarotHoróscopo chinoNumerología
comments powered by Disqus
Compartir en Facebook
Twitter
Google
LinkedIn
Email